Los correos del público

Los correos del público

Neoliberalismo en el Cabañas

La epidemia neoliberal llegó al Instituto Cultural Cabañas, pues por instrucciones de la directora Olga Ramírez Campuzano, y seguramente de acuerdo con la señora Vachez, que ya se le ocurrió cobrar en los museos de Guadalajara, cuando ocupó un cargo semejante al actual, pero a nivel municipal, los ancianos de Jalisco tienen que pagar el ingreso al referido instituto.

Ignoro si el DIF Jalisco, y el INAPAM de ser el caso también, aceptaron o están enterados de la anulación del convenio suscrito para exentar del pago a los ancianos de Jalisco.

En el DF todos los servicios públicos, incluido el transporte público, son de acceso gratuito para los ancianos, lo que es un justo reconocimiento a su trayectoria y a su calidad de ciudadanos con mérito, derechos y experiencia, pero allá gobierna el PRD y aquí el PRI.

En otro asunto, me referiré a una situación que en mi modesta opinión es una anomalía más de la larga lista que acumula el transporte público. La forma de cobro del Macrobús es distinta al resto, es con tarjeta de prepago, por lo que dicha empresa no acepta los vales de descuento de ningún tipo, incluso los Bienevales ¡NO SON BIENVENIDOS!

Antes de implantarse a güevo el sistema de prepago, se aceptaban los trasvales de la siguiente manera: El policía asignado en cada estación verificaba que el usuario portara la credencial correspondiente para permitirle el ingreso por el torniquete de acceso libre, y el usuario colocaba el trasvale en una urna colocada a un costado del torniquete. El mismo sistema puede volver a funcionar sin necesidad de adecuaciones ni inversiones.

En virtud de la actitud de desprecio y desatención total al ciudadano por parte de las autoridades de todos los niveles, cabe preguntarse: ¿Si el gobierno no nos revierte en servicios los impuestos que pagamos, estamos obligados a enterarlos?, desde luego que no.

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

Excesos

Ya son varios y se siguen acumulando, me refiero a los excesos del gobierno para aplicar la ley violando la Constitución mexicana, los retenes,  el alcoholímetro, ahora  la publicación de nombres en el SAT cuando todavía hay de por medio un juicio para comprobar culpabilidad. La publicación de la lista nos dice que el gobierno mexicano considera a todos sus ciudadanos culpables, esto es más típico de una dictadura que de un estado democrático.

Lo más curioso es que la Ley de la protección de identidad si la  aplican para los más peligrosos criminales del narcotráfico y cárteles de la delincuencia organizada, a los que ya tienen prohibido exhibir en medios de comunicación y en cambio sí exhiben a los sospechosos de tener un adeudo con Hacienda o detienen a los sospechosos de ir manejando alcoholizados sabiendo que solo 2 de 100 personas rompen la ley.

Con esto uno se pregunta para quién trabaja este gobierno, que protege a los asesinos, narcotraficantes, secuestradores  y toda clase de delincuentes, mientras molesta, exhibe y castiga a sus ciudadanos honrados  sin deberla ni temerla.

Claudio Romero Zavala

 

Justicia en Norcorea

La ejecución del tío del líder de Corea del Norte por el delito de corrupción, quien fue sentenciado a muerte devorado por 120 hambrientos perros, a la luz de los sistemas de justicia y costumbres occidentales, la percibimos como un desproporcionado, aberrante e impactante acto de salvajismo.

En México, cuando esporádicamente se castiga la corrupción, el delito es medido en función al dictado de un código penal, sin considerar las gravísimas y monumentales consecuencias  del orden criminal igualmente aberrantes y aún más salvajes por el impacto masivo que ha producido por generaciones.  Millones de dramáticas muertes  por hambruna y enfermedad, razones por las que en nuestro país -de haber voluntad- se debe considerar con realismo la tragedia que esta implica modificando las leyes para endurecer las sanciones proporcionándolas a sus terribles efectos.

Francisco Benavides Beyer

 

• • •

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.