Los correos del público

Los correos del público

El bienestar público no importa

Tanto el señor Cordero del PAN como la regidora Ayón del PRI amagan con tener información confiable y demostrable de actos ilegales de terceros. Estos terceros son también miembros del gobierno, de acuerdo a lo que se entiende del discurso de los ya mencionados. Los diputados saben que no salen las cuentas con el señor contador pero no hacen nada para clarificarlas. Mantienen sus ingresos más allá del salario a toda costa, y aunque se les demuestra mal uso de los fondos ahí queda la cosa. En el mismo plan deben estar la gran mayoría de participantes en ese sistema. En lugar de cumplir con lo que cualquier persona educada con una buena moral en casa -independientemente si esta moral tiene un sustento religioso o no- y acudir a las autoridades competentes para denunciar los hechos conocidos, amagan con ellos para obtener nuevos cotos de poder dentro del sistema que los ampara. Es claro que ni quieren ni buscan justicia. Yo me callo, tú me cuidas. Igual que en los últimos sexenios, el bienestar público no importa, sino mantener las canonjías de los que están amparados en el sistema. Es la permanencia en el sistema lo importante para sobrevivir, y como así funciona el sistema, el culpable no soy yo, sino el sistema que diluye mi responsabilidad. Algo parecido alegaba Eichman en su juicio en Jerusalén. Nadie es directamente responsable del mal que causa a los que sufren sus decisiones de gobierno. Flaca esperanza nos queda a los de a pie.

Francisco Javier Aceves Ávila

 

Resultados y alcoholimetría

Después de los grandes cambios en la ley de vialidad, los mega-gastos para poner en marcha los operativos de vialidad de alcoholemia, violar derechos constitucionales y acabar con media industria restaurantera ya salieron los resultados de tan gran iniciativa, bajaron 20 por ciento los accidentes automovilísticos y se salvó una vida. Sí leyeron bien, en 2012 sin alcoholímetro murieron 34 personas en accidentes, en 2013 con los operativos murieron 33 personas en el mismo periodo, todo este argüende del alcoholímetro para salvar una vida, diría mi abuelo para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo, si la idea es salvar vidas que usen algún millón de los tantos que costó poner en marcha el operativo para llevar cobijas a la gente sin techo, ya que varios murieron de frío en las calles. En resumen, la puesta en marcha de programa de medición de alcoholemia ha sido un fracaso, ya que no sirvió para los fines que fue creado, en cambio sí afectó la economía de decenas de miles de personas que dependen del sector restaurantero más los que dependen indirectamente de ellos. Eso sin contar la sangría que causan las multotas en la economía de las familias y  la criminalización de casi toda la sociedad.

Benito López Arteaga

 

Obras y vialidad

Pues sí, hay incapacidad en nuestros gobernantes y ni modo, tendremos que ayudarlos. Sucede que en los peores momentos se ponen a hacer obra pública, uno bachear en plena lluvia, y qué caray, ni que no supieran los ciclos climatológicos, pero dicen que con ello hacen presencia, sobre todo para votos del 15, y ahora en plenas vacaciones decembrinas, y luego vendrán las de Semana Santa (clásicas), donde todos los tapatíos salimos de viaje y nos encontramos con una obra que desde hace mucho tiempo debieron haberla hecho o programado, un paso inferior o superior, enfrente del poblado de Santa Anita, salida sur de la ciudad de Guadalajara, por la única avenida Adolfo López Mateos, que tenemos o teníamos, pues ahora contamos con Camino real de Colima, que aparte están mal sincronizados sus semáforos y malos señalamientos, ya me imagino a los que vienen de fuera, no nada más los nacionales sino también los extranjeros, y se encuentran con un ingreso inferior frente al poblado de San Agustín sin señalamientos o indicaciones con flechas, fáciles de observar, pues es muy difícil leerlas por la velocidad, no se alcanzan a leer oportunamente, aparte de la falta de cultura vial que existe en nuestro estado. Sugiero hacer letreros, no con mantas, semifijos, esos no se vuelan y con mucha anticipación, para generar que bajen la velocidad y observen por dónde irán, ya que al entrar de sur a norte por debajo del puente de San Agustín y salir se encuentra uno con un nudo vehicular, pues a escasos metros está la obra del paso que durará seis meses, o sea que abarcará las dos fechas de vacacionistas. Pueden hacer señalamientos desde las plazas outlet, que está el Camino real de Colima como desfogue y volver a tomar López Mateos sur a norte, desviándose por el fraccionamiento Nueva Galicia y ahí se incorporarán a López Mateos, logrando con ello una desviación momentánea.

Por supuesto, hacer letreros semifijos desde las gasolineras que se encuentran en la desviación a Tlajomulco, igual será para salir de Guadalajara de norte a sur, por la única salida que tenemos, López Mateos sur, dar indicaciones desde el Periférico con señalamientos semifijos con flechas, agentes viales, de esos que nada más están cazando para infraccionar a camioneros y obstruir la vialidad, e ir señalando que a “x” kilómetros estará la obra de Santa Anita, puente inferior o superior, nunca han dicho qué y cómo será, y así ubicar a los automovilistas y transportistas, para que se vayan enfilando a los carriles adecuados y no generar estancamiento vehicular (estaba un individuo dando indicaciones). Para eso pagamos impuestos a esos que son de vialidad, y ahora los han convertido en policía vial y ni policías ni de vialidad. Vamos aportando ideas que sirvan a la ciudadanía.

Alejandro Hernández Durán

 

Bajaron los muertos

18 mil muertos en el primer año de Peña Nieto, una cifra un poco menor que el último año de Calderón pero mayor a todos los anteriores años del sexenio pasado, si multiplicamos la cifra por los 6 años que gobernará el PRI estaremos hablando de los 110 mil muertos de Peña Nieto. Lo único que le criticaban al gobierno de Calderón eran los muertos y hoy estamos igual o peor, porque incluso se dispararon las cifras de asaltos y secuestros, en todo lo demás  estamos peor, cero crecimiento económico, más deuda, menos casas de Infonavit, aumento de impuestos, transporte, predial, multas de tránsito, gasolinazos más seguidos, nulo gasto en infraestructura, pobreza, desempleo e inflación creciente. Está claro que el PRI no sabe gobernar, nunca debió volver y pronto se debe ir.

Horacio Martín Romero

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.