Los correos del público

Los correos del público

Un alto al Sida

El pasado 1 de diciembre se conmemoró el Día Mundial de respuesta al SIDA, padecimiento que han contraído 34 millones de personas en los 32 años que salió a la luz pública. Los avances médicos han sido significativos, a tal grado de que el vivir con VIH ha pasado de ser una sentencia de muerte como lo fue al principio a un padecimiento controlable con medicamentos, que en nuestro país son gratuitos sin importar el sistema de salud del que se trate llámese IMSS, ISSSTE, Seguro Popular, ISSFAM o Pemex; ha pasado, además, de ser un padecimiento atribuido históricamente a ciertos sectores sociales –desde el mal llamado “cáncer rosa” o la enfermedad de las 4-H- a uno en el que todos, sin importar orientación o preferencias sexuales, nivel socioeconómico, nivel de estudios, es decir, el VIH no discrimina, las personas si lo seguimos haciendo. Mientras sigamos permitiendo o profiramos los insultos a una persona que vive con VIH, juzguemos o cuestionemos severamente o con morbo la forma de que fue adquirido, mientras la aplicación de una prueba de detección del VIH sea incluida en los exámenes para ingresar o permanecer en un empleo, para contraer matrimonio y que el examen solo sirva para cumplir con un trámite burocrático más no como una forma de prevención y mientras las personas que viven con VIH no sientan la confianza ni el temor al estigma, la discriminación y la exclusión al momento de revelar su diagnóstico, entonces habrá más casos y las muertes asociadas al Sida seguirán existiendo. Por otro lado, la prevención no solamente se da “condonizando” o restringiendo el derecho al ejercicio de la sexualidad, sino  con cualquiera de las alternativas de prevención –desde el derecho a decidir libremente como, cuando y con quien ejercer la sexualidad, ser exclusivos sexualmente con nuestras parejas, hacer de la detección oportuna un hábito, el erotismo seguro y el sexo protegido, ninguna privilegiada sobre las demás- que todos, como personas, tenemos el derecho de ejercerlas libre e informadamente, los cambios de comportamiento llegando a ser constantes y sistemáticos, son los más efectivos.

Como sociedad tenemos una gran tarea, dejar que la realidad del VIH en sólo la toma del medicamento, pues eso es lo único que implica vivir con el virus. No más estigma, discriminación y exclusión.

Luis Carlos Flores Quintero

 

Futbol y política,  hermanos gemelos

En nuestro país, el futbol y la política se están convirtiendo en hermanos gemelos, se parecen tanto que ya es difícil distinguirlos, hace unos pocos años la Federación Mexicana de Futbol fue tomada por la junta de dueños, ellos son la máxima autoridad incluso por encima de la Federación Mexicana de Futbol y de su presidente, que no es otra cosa que un gerente que hace lo que le dicen los dueños.

En cualquier liga respetable del mundo, la federación está por encima de los dueños de equipo, la federación cuida los intereses de todos los agremiados, velan por los intereses deportivos, hay sindicatos de futbolistas, de árbitros, la federación es independiente se convierte en un intermediario cuando hay diferencias entre gremios, dicta la última palabra.

Aquí la  junta de dueños solo vela por sus intereses monetarios, con ayuda del presidente-gerente que impusieron en la federación, los derechos de los jugadores y árbitros son pisoteados a capricho, por eso vamos como los cangrejos para atrás.

De la misma manera sucede en la política los grandes industriales del país tomaron las riendas del país imponiendo al presidente-gerente Peña Nieto que está a sus órdenes para implantar todas las reformas que convienen a sus intereses monetarios, mientras la clase media es pisoteada y la más pobre obligada a mendingar las sobras de los poderosos en una macabra lógica clientelista. Lo dicho futbol y política, igualitos.

Edgar Ernesto López Carrillo

 

No pasará nada

Les aseguro que si hoy Zaira y Martha logran consumar su matrimonio, no lloverá lumbre del cielo, tampoco habrá ciclones y terremotos, no nos tragará la tierra, ni se abrirán sellos ignotos, ni jinete y cabalgadura de aterrador aspecto trotarán por el firmamento.

Creo que una paráfrasis de la célebre sentencia de Benito Pablo Juárez García, lo resume todo: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al cuerpo ajeno es la paz”.

Gustavo Monterrubio Alfaro

 

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax3668-3105

Carta

Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.