Los correos del público

Los correos del público

Mail: acentos.gdl@milenio.com
Fax
: 3668-3105
Carta:
Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

La Suprema Corte de Justicia y las adopciones

En el periódico MILENIO JALISCO del pasado día cinco de diciembre, leí el artículo en donde se menciona que la H. Suprema Corte de Justicia de la Nación revisará el asunto de la adopción de cuatro hermanos, tres de ellos por una familia italiana y el otro por una familia mexicana.

En México hay miles de niños que por diversas circunstancias viven en albergues, lejos de sus familias, si es que las tienen, establecimientos que son costeados en su mayor parte por la caridad pública, ya que el gobierno, llámese federal, estatal o municipal, no cuenta con los recursos económicos suficientes para sostener los albergues que se requieren, a pesar de que debiera ser el Estado quien se encargue de construir y sostener ese tipo de instituciones.

Desgraciadamente la gran mayoría de esos niños están condenados a vivir en albergues hasta llegar a su mayoría de edad, pues los mexicanos, por muchas circunstancias, no somos muy dados a adoptar niños que no cuentan con el apoyo de una familia. Quienes se deciden a adoptar un niño, generalmente lo quieren bonito, sano y de una edad que no rebase los tres años, pero de preferencia que ni siquiera tenga un año de edad.  Normalmente, quienes están dispuestos a adoptar, solamente quieren un niño, excepcionalmente a dos, ante lo cual puedo asegurar que en México casi es imposible que alguien esté dispuesto a adoptar más de dos niños.

El que un niño sea adoptado por una familia, le permite contar con un proyecto de vida en donde se pueda desarrollar en todos sus aspectos, a diferencia de aquel niño que permanece en un albergue hasta llegar a la mayoría de edad.

Según se cita en la prensa, la Suprema Corte de Justicia de la Nación habrá de resolver si fue correcto o no separar a cuatro hermanitos para darlos en adopción a dos familias distintas, cuando lo recomendable es que los cuatro fueran adoptados por una misma familia.

Ojalá que los señores Ministros al resolver el asunto, más que aplicar la ley de manera fría y estricta, apliquen la justicia a que todos los mexicanos aspiramos, y que al dictar su sentencia, declaren que es preferible ver que cuatro hermanitos se desarrollan plenamente, aunque estén viviendo separados y distribuidos en dos familias, a que sigan juntos en un albergue en donde solamente les espera un futuro con pocas posibilidades de superación y éxito.

No les neguemos a los niños que viven en albergues, la posibilidad de lograr la felicidad que su familia biológica no pudo o se negó a darles.

José Morales Buenrostro


Desbrujulados

Una muy fuerte decepción causó la actitud de los representantes de los comerciantes establecidos de Guadalajara el haber reculado en su denuncia pública sobre las extorsiones de la que fueron víctimas de la ex regidora tapatía, Elisa Ayón y al respecto comento que cuando se hace una señalización hacia alguien se debe de estar seguro y no acusar por acusar, la reputación de las personas vale, por lo que estos señores deben ratificar su denuncia o callarse, esto no es cualquier cosa porque si la ex regidora los extorsionó y por su denuncia va a la cárcel, cosa que dudo, debemos demostrar los tapatíos que aparte de tener suficiente valor civil queremos acabar este tipo de corrupción que no nos deja prosperar y nos tiene en un estado retrógrada que por ningún motivo debemos heredar a nuestros hijos, ¿o sí?

La corrupción que se desarrolla en nuestro país es el primer motivo de retroceso, porque ya no identificamos la corrupción y ya la vemos como algo común de hecho ya nos acostumbramos a ella.

La corrupción es toda actitud que tomamos que daña la prosperidad y desarrollo de nuestra comunidad, tanto como un juez que no juzga equitativamente como no ser capaz de juzgar, un policía, chofer, maestro, ¿qué me dicen de nuestros ex honorables diputados? Toda persona que no desarrolla su trabajo roba a su patrón y tanto como un ciudadano que no denuncia promueve la corrupción, esto no debemos heredárselo a nuestros hijos, por el contrario si no podemos enfrentar esto nosotros, ¿podrán nuestros hijos? Señores empresarios, por dignidad, enfrenten esta situación, sabemos que no es fácil, pero lo fácil cualquiera lo hace y los tapatíos no somos como cualquiera, robar es fácil, pero el trabajo es lo que nos dignifica como personas.

Sabrán todos esos corruptos el daño que han hecho a nuestra sociedad ¿cuántos empleos se podrían crear con el dinero que han robado al pueblo? Hoy no hay empleos suficientes para todos y esta navidad será triste para muchos por lo que les pido a todos que enfrentemos estas acciones corruptas.

La ley dice que un hombre no abusa de su fuerza o posición para abusar del débil sino que la usa para ayudar al débil, quienes nos  identificamos  con esta ley?

José Fernando Preciado Muñoz