Los correos del público

Los correos del público

Palas por Pistolas

  ¿Qué relación existe entre una pistola y una pala? La pistola mata, la pala da vida. El proyecto ‘Palas por Pistolas’ del arquitecto mexicano Pedro Reyes inició en 2007 en el Jardín Botánico de Culiacán, México. Reyes considera la violencia como un problema cultural, pero mantiene la esperanza en la capacidad del arte de crear un verdadero cambio en la cultura. Con el firme propósito de quitar las armas de asalto de las calles de Culiacán y reducir los incidentes violentos diseñó un ritual para transformar un arma –instrumento de violencia y de muerte– a uno de vida y renacimiento.

  Buscó la donación voluntaria de armas promoviendo una vigorosa campaña en prensa, radio y televisión en Culiacán. En cambio de armas los donadores recibían un cupón que podía ser canjeado por artículos electrónicos o enseres domésticos en establecimientos comerciales sin que tuvieran qué responder a preguntas sobre el arma.

  El impacto mediático ha sido muy fuerte: En la exposición Foto Fest de Houston una de las fotografías de Reyes muestra una montaña de pistolas, carabinas y ametralladoras en el momento justo en que van a ser trituradas por máquinas apisonadoras para después fundirlas y convertirlas en palas. Cada pala lleva el logo: —1527 armas destruidas —1527 palas fabricadas—1527 árboles por plantar. Cada una será utilizada para abrir la tierra y plantar un árbol en ceremonia pública: el árbol es la representación universal de la vida, y la ceremonia celebra el hecho de que un objeto de muerte, el arma, se convierte en un objeto de vida. Otra de sus fotografías muestra 1527 palas exhibidas en una pared blanca; antes instrumentos de muerte. Otra más muestra a niños que siembran árboles. Cuando un niño ha visto toda la violencia que está ocurriendo a su alrededor y siembra un pequeño árbol con una de éstas palas vive una transformación psicológica intensa que le da esperanza y entusiasmo de lo que puede ser su futuro. Esa es parte de la misión de ‘Palas por Pistolas’.

   El proyecto de Pedro Reyes iniciado en Culiacán cruzó la frontera norte y tiene mucho qué decir a los espectadores norteamericanos, particularmente en territorio fronterizo en que fácilmente se pueden obtener armas cortas y largas en 7000 locales.

  ¿Podrá el proyecto ‘Palas por Pistolas’ que se exhibe en México D.F., y en varias ciudades norteamericanas en Estados Unidos, New York, San Francisco, Houston, tener un impacto en reformas políticas para controlar las armas y la violencia originada principalmente por el tráfico de drogas? ¿O será demasiado sutil su mensaje de no-violencia para transformar sociedades que están acostumbradas a palabras brutales, golpes bajos y sangre?

  El trabajo del arquitecto mexicano Pedro Reyes ha cruzado también el continente: se exhibe en Japón, París, Londres, Viena, Madrid. La pasión de Reyes por mejorar las condiciones de vida en nuestro planeta no se conformó con el proyecto de ‘Palas por Pistolas’. Hoy ha convertido 6700 armas en instrumentos musicales: platillos de metal que golpean imitando una batería, cañones recortados en diferentes tamaños simulando una marimba, guitarras, bajos, flautas, xilófonos…Con armas que el Ejército Mexicano ha incautado, la colaboración de músicos, un grupo de especialistas y la tecnología Cocolab el arquitecto y escultor Pedro Reyes ha creado instrumentos musicales robotizados, programados para realizar conciertos de composiciones previamente grabadas.

  Es fácil ser seducido por las armas, pero ¿cómo convertir los instintos de muerte en creación, en instintos de vida? ¿Cómo lograr la redención de un metal que te podría haber matado a ti y a mí? Sacar el sonido de las armas, explorar el sonido de cada uno de los metales, cortando, puliendo, raspando para crear música, que es el vehículo  más sofisticado que existe para comunicarnos en el planeta ¡es realmente asombroso!

La tecnología se ha utilizado para construir portentosos instrumentos de guerra que provocan destrucción y miseria. Sin embargo, las armas no sólo producen sonidos escalofriantes y sangre, sino que, transformadas, son capaces de producir una melodía tan dulce como para arrullar a un niño.

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui

***

A propósito del comercio informal

En la actualidad, un problema que aqueja a la Zona Metropolitana de Guadalajara es el comercio informal, pues las carencias económicas siguen a flor de piel. En algún punto de la ciudad, cerca de la emblemática glorieta de La Minerva, un limpiaparabrisas hace lo suyo sobre el vidrio de un minibús.