Los correos del público

Los correos del público

Alcoholímetro

Sobre la “inconstitucionalidad” de los puntos de revisión, se echa por tierra este argumento por más que se intente invocar el artículo 16 de la Constitución en el sentido de que, a diferencia de las revisiones de rutina que no están plasmadas por escrito en ninguna ley o reglamento, los puntos de revisión y el procedimiento para la aplicación de una prueba de alcoholimetría sí se encuentran fundados, concretamente en el Reglamento de la Ley de Movilidad, la cual establece además las autoridades competentes para ello, en este caso las autoridades viales y nada más –es decir, ni policías municipales, ni investigadores, federales o cualquier distinta pueden detener, intentar detener o extorsionar si no hay flagrancia-, por lo tanto, los actos de molestia son posibles pues están ordenados por una autoridad competente –ya no es como antes que sólo podían ser ordenados por una autoridad judicial- y su procedimiento –forma de operar, niveles permitidos y sanciones- están fundados en la ley.  El amparo ante este tipo de casos es procedente, sin embargo, el juicio se sobresee –deja de surtir efectos y sirve de poco o nada- por dos motivos: 1) El acto reclamado no se suspende, pues de acuerdo a la Ley de Amparo en su artículo 129 en su fracción VI y en prevención de la fracción III, la suspensión seguiría ocasionando perjuicios al interés social, impidiendo acciones de prevención de posibles delitos –pues se consideran como delito bajo la modalidad de culpa grave según el Código Penal en su artículo 48 todos los hechos de tránsito en los que el causante se encuentre bajo el influjo de alcohol o estupefacientes-, así como el impedimento de campañas contra el alcoholismo y la drogadicción y 2) El amparo se sobresee una vez que cesan los efectos del acto reclamado, es decir, se cumple con el arresto administrativo –que está previsto en el artículo 21 de la Constitución- incluso por el periodo máximo, pues el juicio dura más que la sanción impuesta.

Sobre la manera en que se establecen las sanciones tengo muchos asegunes, pues estoy seguro que muchos preferirán el arresto de 12 a 24 horas en vez del pago de una multa elevada, por lo tanto encontraremos en la calle más gente en un segundo o tercer grado de ebriedad. Considero que en vez de multa, en todos los supuestos se procediera con el arresto administrativo se quita el fin recaudatorio y al final se está sancionando algo que de antemano todo mundo sabemos que es ilegal: manejar alcoholizado. Es más: ¿quieren evitarse sanciones? Muy simple, no tomen y manejen.    

Luis Carlos Flores Quintero

****

Bravo por Milenio

Está por concluir, me imagino, la primera etapa del excelente proyecto “El Milenio visto por el arte” , porque seguramente habrá exposiciones itinerantes y/o publicaciones con entrevistas y obra de artistas seleccionados. Gozamos y aprendimos semanalmente, tanto en Milenio televisión como en el diario. Solo esperamos que pronto emprendan otro proyecto similar.

A esto se suman las también excelentes contribuciones semanales de Avelina Lesper en “Casta Diva”. El análisis que hace del fenómeno estético es fundado y razonado sin compromisos, excepto con el propio, de la honestidad.  Sus juicios y argumentos son inteligentes y originales. Es muy enriquecedor leer a estos autores que se diferencian fundamentalmente de otros “críticos”, que antes de conocer y escribir sobre la obra, tienen la consigna de alabarla.

Por otro lado, lamentablemente Ocio dejó de publicar semanalmente el listado más completo disponible de exposiciones en la ciudad, aunque la información en línea es más completa. Deberían de notificar esto a personal que trabaja en los quioscos de información turística, porque siguen diciendo a los turistas que la información más completa de exposiciones está en Ocio y ya no es así. Felicidades.

Agustín Ramírez Álvarez.

****

Sr. Director:

Felicidades al gobierno de Obama. Desactivó una bomba de tiempo que se iba a convertir en una guerra y posiblemente en muchas guerras más: lograr un acuerdo con Irán para el desarrollo de energía nuclear pacífica es un pequeño paso para aliviar la olla de presión de los conflictos de medio oriente y un enorme paso para la paz mundial.

Tal como dice Obama, es mas fácil comenzar una guerra que acabarla y debería añadir todavía más difícil pagarla, Obama recibió como herencia varias guerras de los republicanos, sin poder finiquitarlas, a pesar de sus deseos,  pero ha evitado comenzar otras y los grandes costos económicos que ello implica, desequilibrando la economía mundial con las consiguientes crisis que afectan a todos.

Obama ha sido valiente enfrentándose a los deseos del lobby israelí  y las poderosas corporaciones que viven de la industria de la guerra, está mostrando que fue un acierto darle el premio Nobel de la paz.

Ricardo Segura Gomez