Los correos del público

Los correos del público

Cosas que no cambian

Desde que Cynthia Cantero Pacheco asumió la presidencia del Instituto de Transparencia, pocas cosas han cambiado en ese lugar. Parece que todo seguirá por el mismo rumbo. Una cosa que no cambia es la presencia de una señora llamada Keerem Arauza Arteaga, quien tiene el puesto de coordinadora de estudios. Esta señora, que ni siquiera cuenta con un título de licenciatura (según el currículo que muestra la propia página del ITEI), es conocida por ser una de las empleadas más antiguas del instituto, y no precisamente por sus capacidades técnicas, sino por sus frecuentes relaciones sentimentales con sus superiores, incluidos consejeros y presidentes. La licenciada Pacheco debería revisar este tipo de situaciones y comenzar a cambiar, para bien, el personal del ITEI. Existen muchos profesionistas capaces como para tener en puestos directivos a personajes que no tienen un título universitario, pero sí mucha "personalidad".
Omar Verduzco S.

Palabras van, palabras vienen

Todos los días y en todos los medios se menciona la palabra "justicia", pero los responsables de los servicios públicos, los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial no entienden que los ciudadanos estamos cansados de los abusos que se cometen contra la sociedad; los sueldos y prestaciones de la "clase dorada" no tienen ninguna razón.

Las mentiras, el ocultamiento de información, los abusos son el pan nuestro de cada día, ya se ha mencionado hasta el cansancio por diversos comentaristas, estudiosos e investigadores de la sociedad. ¿Hasta cuándo aguantaremos?
Alejandro Casarrubias

Nuestros políticos

No se a quién corresponda la frase que dice: "Mientras más conozco a los políticos, más quiero a mi perro", pero en estos tiempos, y después del golpe que nos dan, esta frase tiene más actualidad que nunca.

Ahora salen en los medios con que la reforma hacendaria es un beneficio supremo a favor de todos nosotros y sólo pega a los que ganan más de 50 o 60 mil pesos... ¡bribones desdichados!, se ve que no se tentarán el corazón para gastar millones de pesos en el "lava cocos mediático", para que al final nosotros les tengamos que agradecer. Veo las declaraciones de César Camacho Quiroz, presidente del PRI, con esa cantaleta que esgrimió, la hasta ahora presa, Elba Esther gordillo: "Que nadie se equivoque, el PRI volverá a ganar en el 2015", pues qué se cree, la sociedad ya no es la misma de cuando ellos gobernaban, ya lo verán, no somos tan estúpidos y los castigaremos en su oportunidad, con lo único que podemos esgrimir en su contra: el voto. Se ve que al actual presidente no le importó el costo político y por eso nos endilgó las reformas en este, su primer año... se sienten intocables, pero espero, mis compatriotas, les hagan tragar sus palabras y los mandemos a donde deben estar: a la basura. Reconozco que yo creí en ellos, voté por los famosos "tricolores" en todos los niveles... pido perdón por eso, no se volverá a repetir; lo que más me molesta es que a pesar de tener casi 60 años me perdí.

Una súplica, al menos gasten el presupuesto que autorice el Legislativo, no sean criminales, no sigan contrayendo la economía, no naden de muertito, los gobiernos azules les dejaron un handicap, no lo diluyan. ¡Torpes!, si estuvieran en la empresa privada, ya estarían de patitas en la calle.
Ricardo Velázquez Haro

No es necesario que se aumenten los impuestos

En el diario El País, de España, se tiene uno que enterar de lo que no se atreven a publicar en México. La empresa multinacional mexicana Cemex es requerida de pago por una agencia, tributaria en España, por la cantidad de cinco mil 500 millones de pesos por declarar pérdidas simuladas; incluso en este año, año de gran auge de la construcción.

Por lo visto, las autoridades de Hacienda son más estrictas en España, porque aquí las grandes empresas, como Cemex y muchas otras, no pagan impuestos y Hacienda ni los molesta o les perdona la deuda, como sucedió con los tres mil millones de TELEVISA.

Si la Secretaría de Hacienda, en lugar de aumentar impuestos a la clase media y baja, se dedicara a cobrarle a las megaempresas que evaden impuestos, hasta le sobraría dinero; si Cemex, en un año evade cinco mil millones y los multiplicamos por las 30 grandes empresas que dominan México, ya tendríamos un billón y medio de pesos para añadir al presupuesto, lo que equivale a la mitad del Presupuesto de Egresos de la Federación. Es decir, las grandes empresas evaden la mitad de todo lo que gasta el país en el año.
Horacio Martín Romero

Mail:  acentos.gdl@milenio.com

Fax: 3668-3105

Carta; Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna
CP 44190, Guadalajara, Jal.