Los correos del público

Los correos del público

Publicar, acto de ciudadanía

En clase de ciudadanía se nos pidió publicar, en un medio impreso, sobre alguna temática relacionada a ella. Al principio no me pareció significativo y me causó molestia, hasta cierto punto, debido a que la dinámica no tenía relación con la materia.

Con cada publicación fui otorgándole más importancia a publicar,  ya que este acto incita no sólo a escribir, sino también a leer y empaparte de lo que ocurre a tu alrededor. El estar al tanto de asuntos de la cotidianidad te hace involucrarte y ejercer tu ciudadanía de manera positiva. Las publicaciones trascienden en acciones, y éstas impactan a la colectividad.

Debido a esto, los espacios dedicados al lector resultan valiosos al expresar los ideales de la sociedad y quedan lejos de ser columnas de relleno.

Julia Polet García

Los disidentes de la CNTE

Como ciudadano me parece totalmente inadmisible que los grupos de maestros disidentes autodenominados Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que desde hace décadas ha pretendido, sin éxito, suplantar a la auténtica representación de los trabajadores de la educación, que es el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); paralicen la capital del país, hagan toda clase de desmanes y atropellos contra los ciudadanos y hasta golpeen y quemen salvajemente a los guardianes del orden en “defensa” de lo que consideran su derecho a no ser evaluados y/o despedidos en caso de no aprobar la evaluación, estos seudomaestros, mal dirigidos por líderes anarquistas y extorsionadores, no aportan ni un ápice a la calidad educativa a la que tenemos derecho los mexicanos.

En mi opinión, el gobierno federal y el gobierno del Distrito Federal:

1. Deben hacer respetar las leyes y los reglamentos que no permiten coartar la libertad de tránsito de los ciudadanos.

2. No deben otorgar ninguna cantidad de dinero, como las exigidas por los dirigentes extorsionadores de la CNTE al gobierno Federal y al de Oaxaca, pues sería como pagarles por el daño que han causado a los ciudadanos (y ¿de qué partida presupuestal se los darían?)

3. No dar marcha atrás con la ley de educación, que es sólo un primer paso hacia la excelencia educativa que tanto necesitamos en México.

4. No pagar sueldos a quienes no han desempeñado su trabajo, como los maestros que han dejado sin clases a miles de alumnos en todo el país.

5. Evitar que los dirigentes de la CNTE ayuden en la elaboración de las evaluaciones pues sería como darle a los alumnos el examen antes de aplicárselos.

6. Es difícil que una ley guste a todos, pero las leyes las hacen los diputados y todos, incluso el gobierno, están obligados a cumplirla.

7. No liberar a los delincuentes; secuestradores, extorsionadores, golpeadores de policías, etcétera, pues de lo contrario el gobierno estaría siendo cómplice de delincuentes.

El ceder ante este tipo de grupos anarquistas que usan toda clase de violaciones a la ley como su principal estrategia de “protesta”, mostraría una debilidad del gobierno y un vacío de poder en México.

Luis Javier Jiménez Manzo

Censos de escuelas

Se está llevando a cabo el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial por parte de la SEP y el INEGI. En una de las preguntas dice: “Indique si el alumno tiene alguna de las siguientes condiciones, mentales o intelectuales: Bipolaridad. Psicosis. Trastornos de Ansiedad, entre otros”. ¿Cómo es posible que hagan esas preguntas?, es un atentado contra los derechos humanos de los niños. Encuestas mal hechas, como los errores de los libros de texto. En la teoría sistémica cada integrante está relacionado, de tal modo, que el cambio de uno provoca un cambio en el sistema familiar. Los problemas de conducta en los niños no son trastornos mentales, son de origen familiar, aunado a que la psique se encuentra en desarrollo, aprendiendo a enfrentar los impulsos y las emociones. En el modelo biomédico que rige el sistema de salud, no le dan importancia a los aspectos psicológicos, sociales y ambientales. Las mujeres no somos bipolares, somos hormonales y el estado de ánimo de los niños es un distractor de los problemas de fondo. En la actualidad, niños y adultos presentamos comportamientos del estado de ánimo que oscilan de un polo al otro, normalidad de la vulnerabilidad del ser humano de acuerdo a la adaptación, al estrés, la inseguridad, la competencia. Me hubiera gustado que les preguntaran sobre la situación familiar: ¿Vives con ambos padres? ¿Quién te cuida cuando se van a trabajar?

En relación al maestro: ¿Lo castiga injustamente? ¿Ha tenido abuso sexual o físico?

Le pregunto a la SEP: ¿Cómo van a ubicar los resultados de la salud mental, ¿van a medicarlos?, o ¿van a construir una escuela especial para niños con trastornos mentales? ¿Y si nos internan a todos?, en estos tiempos la mayoría parecemos bipolares. Causas no nos faltan: corrupción, inseguridad, violencia en las calles, falta de empleo y el gobierno no puede resolver la crisis económica pero nos aumenta la gasolina y los impuestos.

Rosa Chávez Cárdenas

No logro entender

En la lectura de Proceso del domingo, me asombraron varios comentarios:

1. El secuestro en Juárez a un mexicano-estadunidense por agentes de Estados Unidos con el apoyo de las autoridades mexicanas.

2. El caso “Pelotón de la muerte”,  indicando que se encubre a Calderón y a Galván.

3. El despojo a los ejidatarios del Nevado de Toluca.

4. El abuso de las mineras que están destruyendo varias zonas de la República.

5. El artículo de Sicilia, que en un párrafo dice: “En nuestras sociedades, cada vez más complejas, empobrecidas moral y espiritualmente...”

6. El artículo de Ackerman que cita: “En lugar de fomentar el consumo irresponsable, el gobierno tendría que controlar...”

Y en Jalisco:

1. El asesinato de un joven por un policía de Zapopan.

En fin, leo los periódicos, las revistas, escucho la radio y no logro entender a nuestras autoridades, al gobierno, ni a los organismos empresariales y sociales por el silencio culpable de muchos de ellos.

De la televisión no hablo pues en general no es un medio confiable,  salvo programas y comunicadores de respeto.

Alejandro Casarrubias