Los correos del público

Los correos del público

¿Real o irreal?

 La historia, ciertamente, no es lo que se dice que fue, hay muchos ejemplos de esto. Últimamente, por ejemplo, he escuchado muchas dudas sobre la realidad de los Niños Héroes y hay muchos otros eventos que nos fueron contados o son enseñados en las escuelas de una manera muy diferente a la realidad.

El 11 de noviembre se celebra el fin de la primera guerra mundial. El 11 de noviembre de 1918, en un vagón de ferrocarril en el bosque de Fontainebleau, el armisticio fue firmado, y Alemania se rindió sin condiciones, y aceptó tener toda la culpa de la confrontación que costó 10 millones de vidas. Según la versión oficial todo empezó por el asesinato, en junio de 1914, de un Archiduke austriaco y de su esposa en la ciudad de Sarajevo. Austria declaró la guerra a Serbia, Rusia entró para apoyar a Serbia, Alemania apoyó a Austria y poco a poco Francia, Inglaterra y en 1917 Estados Unidos entró en la contienda.

A pesar de esta historia oficial, que desde entonces nos han contado, hay quien piensa que esta guerra fue en realidad buscada por Inglaterra que no podía competir con la industria alemana, la cual dominaba el mercado mundial; para limitarla, Inglaterra cerró al tráfico marítimo alemán el paso del estrecho de Gibraltar y el canal de Suez, pero Alemania ya había convenido con Irak la construcción de una línea de ferrocarril directa de Berlín a Bagdad, la cual le hubiera dado libre acceso a los mercados del este. El debilitamiento físico y moral del ejército ruso fue también uno de los beneficios de esta guerra y permitió la revolución de octubre, la cual eliminó el sistema zarista e instaló el comunismo. También la entrada de Estados Unidos, en 1917, sin la cual Alemania hubiera ganado esta guerra, y que se hizo después de una negociación entre el rey Georges V, abuelo de la actual reina, y la comunidad judía, a cambio de un compromiso por parte de Inglaterra y de Francia de la creación del estado de Israel en Palestina, la cual se hizo realidad en 1948 y costó la vida a Lawrence de Arabia.

José Amar Galindo

***

El mundo al revés; Suecia cierra cárceles y a México le faltan

“El descubrimiento de nosotros mismos se manifiesta como un sabernos solos; entre el mundo y nosotros se abre una impalpable, transparente muralla”, Octavio Paz, fragmento de El laberinto de la soledad.

Mientras que Suecia, por los bajos índices de delincuencia cierra cárceles, en México la delincuencia está desbordada,  no alcanzan los reclusorios para albergar a tanto delincuente.

En Suecia, la cárceles de Aby, Häja, Bätshagen y Kristianstad fueron cerradas debido a que en el país hay sólo 4 mil 852 presos.

¿Por qué la diferencia? La respuesta es fácil, mientras que el sistema judicial sueco es de los más severos del mundo, en México sólo se castigan dos de cada 100 delitos. El sistema de justicia sueco es tan severo, que los abogados suelen bromear con que los hombres deben pedir permiso escrito antes de tener relaciones sexuales.

A pesar de tener Suecia un sistema tan severo, es el país mejor clasificado del mundo sobre los derechos humanos. La confianza en la justicia sueca es de las más altas del mundo, la confianza de los suecos en su Justicia es, si no absoluta, casi absoluta. En México, por el contrario, los índices van en sentido completamente opuesto al sueco. 

Cada país es hijo de sus obras.

“Al administrar la justicia ha de atender el señor del estado, y aquí entra la habilidad y buen juicio, y principalmente la intención de acertar, que si ésta falta en los principios, siempre irán errados los medios y los fines. Rústico soy, pero no tanto que no entienda cómo se ha de tratar con los hombres y con las bestias”. Fragmento de El Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra.

Si no entienden esas sencillas razones nuestros jueces, entonces no se sorprendan que el sistema de justicia sueco y el mexicano sean tan diferentes.

Federico González Alfaro

***

Piden ayuda para rescatarlo

Vecinos de Residencial Loma Bonita, algunas familias y jóvenes, están alimentando a este perro. Triste asunto que está entre una suciedad indescifrable y un abandono que indigna. Piden ayuda para poder dar con los dueños. Foto: Ana Couret / Texto: Claudia Llama