Los correos del público

Los correos del público

¿Vivienda digna?

En los últimos 15 años se “facilitó” el acceso a gran parte de los mexicanos que ya sea por condiciones salariales o bien por los requisitos casi imposibles de cumplir que en ese entonces se pedían para acceder a un crédito –ya sea Infonavit, Fovissste, Pensiones, bancario, hipotecario, etc.–, para muchos se realizó el sueño de por fin tener una vivienda propia, sin embargo, ese sueño de tener ese pedacito en el cual se cristaliza un proyecto de vida, una privacidad y en éste caso un patrimonio también tiene varios asegunes y en todos los municipios que rodean las grandes zonas urbanas –que es en donde en esos últimos 15-20 años proliferaron de manera indiscriminada- han venido sufriendo las consecuencias de dar permisos de construcción sin la visión suficiente, aquí unos ejemplos:

El Salto.- A fines de los años noventa la Zona Metropolitana de Guadalajara comenzó a crecer en dirección a ese municipio lo que permitió su incorporación a ésta, ¿qué beneficio llegó? Sí, nuevos habitantes, pero a la par grandes problemas, fraccionamientos que resultaron ser una trampa ante las primeras lluvias ¿recuerdan La Azucena? En donde gran parte de los habitantes perdieron en cuestión de horas su patrimonio. A eso le sumamos el interminable traslado al centro de Guadalajara, en donde se pierden, mínimo, dos horas, es decir, la sexta parte de la vida de una persona se pierde en tránsito.

Tlajomulco.- Al igual que en El Salto, éste municipio comenzó a autorizar desarrollos sin medir desde el impacto que iba a tener en cuanto al otorgamiento de servicios públicos, infraestructura, seguridad y sobre todo, tiempos de traslado. Todos los acceso a éste municipio se estrangulan, avenidas como López Mateos, Adolf Horn, la carretera a San Sebastián o el Camino Real a Colima  suelen ser gigantescos estacionamientos, ir y venir a Tlajomulco o a fraccionamientos como Santa Fé, Lomas del Sur, -ambos en el completo abandono, altamente inseguros, con gran parte de sus viviendas abandonadas-, Real del Valle, Banús, etc. Es perder prácticamente todo el día.

Zapopan.- En los últimos años ha crecido para dos rumbos: La zona “real” que está por la avenida Aviación entre San Juan de Ocotán y Nuevo México, una zona bastante acomodada y por otro lado, la zona de Tesistán y sobre la carretera a Colotlán, en ésta última zona el grave desacierto de quienes otorgaron permisos a diestra y siniestra es que la Carretera a Colotlán ¡¡es de un carril de ida y uno de regreso!! ¿Quién tuvo la brillante idea de concesionar sin accesos adecuados? El hecho de perder dos horas en un tramo que sin tráfico se atraviesa en 10 minutos es insultante, ahora imaginen una situación de emergencia en donde el traslado está colapsado pues no hay alternativas viales: la gente quedaría indefensa.

Tala.- En los últimos años ha ido recibiendo fraccionamientos sin tener la infraestructura básica ni la capacidad para responder ante el éxodo de habitantes. Una prueba es Los Ruiseñores, fraccionamiento gigantesco de 10 mil viviendas, que suele ser una colonia dormitorio, en donde no hay un hospital, las patrullas pasan una vez cada hora y en donde una persona que viene a Guadalajara gasta $50 pesos mínimo para trasladarse –para muchos es el 70% o más de su salario- ¿eso es “calidad de vida”?

Así las cosas, actualmente no es tan complicado acceder a una vivienda, aunque el riesgo es: sacrificar tiempo, esfuerzo, acceso a servicios públicos, calidad de vida. El crecimiento desmedido y voraz de la ZMG tiene varios que tienen que rendir cuentas: desarrolladores, ayuntamientos, otorgadores de créditos… ¿qué solución le ofrecen a los ahora afectados?

De la calidad de construcción tendremos también qué hablar.

Luis Carlos Flores Quintero

Fin del régimen

Hace unos meses la famosa bloguera cubana Yoani Sánchez declaró que ve próximo el fin del régimen castrista en su país, y subrayó la necesidad del reconocimiento de más partidos políticos además del oficial, el Partido Comunista de Cuba. Por un lado, resulta de llamar la atención que una mujer que vive en un país bajo tal control estatal sea capaz de hacer que su voz sea escuchada acerca de las problemáticas de su país, no sólo en Cuba sino en todo el mundo. Mientras tanto en nuestro país la mayoría de los votantes pasan sus tardes viendo telenovelas de la peor calidad, y leen más seguido los nombres escritos en las despensas que reciben a cambio de votos que los periódicos nacionales. Es evidente que el régimen socialista en Cuba necesita de la entrada de nuevas ideas políticas.

Mientras el mismo partido ha gobernado Cuba desde hace más de 50 años, México—con una breve excepción de dos sexenios—lleva desde la década de los veintes bajo el mismo régimen. ¿Por qué, si muchos demandamos la apertura en otros países, seguimos contentos con la manera en la que se gobierna el nuestro?

Raúl Aguilar Águila