Los correos del público

Los correos del público

Mail

acentos.gdl@milenio.com

Fax

3668-3105

Carta Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.

• • •

 

Urge reforma al campo

¿Qué vale más, un campesino o un maestro escolar?, si los dos son necesarios para la sociedad mexicana, ya que sin comer no podemos vivir y sin educación no hay progreso. Cuando un campesino hace una manifestación en la Ciudad de México, cuando mucho dura de 2 a 3 días y pronto se tiene que regresar ya que urge dar de comer a sus vacas, puercos, gallinas y regar o cuidar las siembras o, de lo contrario, se mueren; en cambio, los maestros tienen meses en plantón en México y de todos modos les pagan.

Un campesino trabaja los 365 días al año, no tiene vacaciones, ni navidad, ni seguro, no es hijo del gobierno para que le compren a buen precio su cosecha; actualmente cuesta más un taco, un pan, un refresco que un elote de maíz, –y producir cañas y maíz dura meses–, es más fácil que un citadino compre un carro que un campesino una camioneta, he ahí la razón de que la gente emigre a las ciudades. Las recientes manifestaciones de cañeros y maiceros son por el descontento que existe en el campo mexicano, un ejemplo, el ingenio de tala hace dos años pagó a los cañeros de la Región Valles 500 millones de pesos y en esta zafra pasada solamente pagó 100 millones de pesos, y siendo que cada año este ingenio rompe record de molienda; la diferencia de 400 millones afecta a todos los habitantes de la Región Valles y eso es pura ganancia para el ingenio en ahorro. Este año el gobierno federal importó 400 mil toneladas de azúcar de Centro América y Sudamérica, y los ingenios no exportaron ni un kilo a otros países, cuando hay acuerdos que señalan que tienen que hacerlo… pero como les conviene, no lo hicieron, o sea, los ingenios en la República Mexicana no son socialmente responsables con los mexicanos, las reformas que se están impulsando por el presidente, debieron empezar por la reforma al campo y luego las otras, que también urgen.                                      

Mario Alberto Rodríguez

• • •

 

A quien corresponda: 

 En días pasados, un grupo de amigas y compañeras de estudios, que siempre se estacionan frente a la casa de la profesora que les da las clases, en Edgar Allan Poe, cerca de avenida Inglaterra, hubo una pequeña discusión con el vecino de enfrente (del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, Inapam), el cual pone unos botes para que no se estacione nadie ahí; se hicieron de palabras, anteriormente les rayaron los vehículos, argumentando que es de su propiedad ese espacio público (la calle ), cosa que le dijeron, enseñara titulo o permiso de vialidad, y cosa que no pudo demostrar.

Nuestra pregunta: ¿será ya, hasta en los particulares –como los “viene, viene”, los franeleros, aparta lugares, etcétera–, que va el coto de poderes? Nos gustaría saber a quién nos dirigimos, pues ya nos da temor estacionarnos y nos dañe física y verbalmente, dada la actitud de este jueves pasado.

 Teresa González

• • •

 

Se salieron con la suya

Cada día los diputados trabajan para ganarse el repudio de los electores, aseguran que en lugar de defender las causas ciudadanas despilfarran el dinero del pueblo. La población sufre la crisis económica de las malas administraciones, inflación, falta de empleos, los impuestos que vienen con la reforma fiscal y los partidos políticos ni nos ven ni nos oyen. Además, las campañas para retirar a los plurinominales no son tomadas en cuenta. En el estado de Jalisco esperábamos que los diputados rechazaran la partida presupuestal de las llamadas “casas de enlace”. Recurso que los diputados decidieron asignarse con la justificación de atender las demandas de la ciudadanía que votó por ellos. La partida asciende a 46 millones de pesos, de los cuales, cada diputado dispone de 93 mil pesos mensuales, que pueden utilizar como les de la gana. En la práctica es un incremento a su sueldo para gastos personales como: gasolina, comida, bubulubus, tampones y hasta para contratar más personal a su servicio; la pobreza en aumento y ellos con privilegios como reyes de primer mundo. Otro dispendio es el Congreso, que se convirtió en la cueva de Alibaba, laboran más de 930 personas para el apoyo del trabajo legislativo, burócratas que se fueron quedando de anteriores legislaturas y que los presentes no toman en cuenta. Hace unos días votaron a favor de mantener el recurso de las casas de enlace. Me pregunto si se puede ser juez y parte, rechazaron las opiniones en contra y las portadas de MILENIO JALISCO que les llamaron los #diputampones, obvio que no iban a rechazar la partida millonaria, para eso contendieron como diputados, para tener privilegios. No hacen labor social, eso queda claro. Esperamos que por lo menos los ocho diputados que votaron en contra se comprometan en destinar el dinero para causas sociales y supervisar, junto con los medios de comunicación y la sociedad civil, el destino de los recursos.

Rosa Chávez Cárdenas