Los correos del público

Los correos del público

Impunidad en autoridades de salud

Queremos hacer una denuncia pública contra las autoridades de la secretaría de Salud por el trato hacia sus trabajadores, específicamente a sus trabajadores eventuales y del Seguro Popular; no tiene sindicato que los defienda, son contratados con menor sueldo del que percibe otro de la misma categoría y rango, el sueldo devengado se los pueden retrasar hasta 15 días sin mediar explicación de por medio (eventuales).  El aguinaldo y los períodos vacacionales no van acorde a lo establecido por la constitución, no tiene cobertura de salud, ni mucho menos un sistema de pensiones o jubilación que les dé seguridad en un futuro, no tienen incrementos salariales; las autoridades violan la ley: el artículo 123 constitucional, la ley de servidores públicos del estado de Jalisco y sus municipios, las condiciones generales de  trabajo del SNTSS, e incluso los lineamientos de contratación del seguro popular. Son vergonzosas estas contrataciones aprovechándose de las necesidades de la gente, me da pena estar en un sistema en donde hay trabajadores de primera y de segunda categoría, en el sentido estricto de sueldos y prestaciones. Hace algunos días se denunciaban funcionarios corruptos que cobran sin trabajar o cobran dobles sueldos y a los trabajadores eventuales que sí trabajan apenas se les paga. Señor Secretario de Salud, señor gobernador ya basta, actúen  con honestidad, si quieren tener un sistema de salud de calidad, certificado y acreditado,  hay que empezar por tratar a sus trabajadores con dignidad y sobre todo dentro de un marco de legalidad.

Dr. Antonio Francisco Gallardo Meza

***

¿De quién cuidarse?

En la madrugada del viernes 01 de noviembre, Erik Fernando Chávez Trejo, de 21 años de edad es asesinado por un policía de Zapopan  al recibir un disparo “accidental” al agredir o “someter” al joven con su arma de cargo, en una “revisión de rutina” – operativo a todas luces ilegal pues contraviene los artículos 1, 11, 14 y 16 Constitucionales-, que a la vez son operativos que son poco claros, que se aplican a discrecionalidad, que dan cabida a que se den infinidad de vejaciones en contra de los ciudadanos, que no existe un registro de estos pues en ninguno los policías levantan actas circunstanciadas de los hechos y que no han servido de nada para reducir la incidencia de delitos.

Estos operativos lo único que hacen es simular, pues efectivamente, puede ser una forma de “control” y “prevención”, mas no hay indicadores de que son efectivos pues no hay una percepción de baja en la incidencia delictiva y peor aún, los delitos en contra de los ciudadanos –a causa de “cadeneros”, “tumbadores”, “conejeros”, etc.- suceden a cualquier hora del día y en sitios que incluso suelen ser bastante concurridos; sirven además,  para criminalizar al ciudadano, ya sea por su descripción física, apariencia, por circular a “x” horas y por “x” zonas ya son signos para poder retenerle de manera ilegal sin orden judicial, en los operativos no hay evidencia en video o de cualquier otro medio de la revisión y si un ciudadano filma o toma fotografías, se le detiene por el pretexto de “obstruir al trabajo de la autoridad”, fincándole una falsa responsabilidad y a la destrucción de la evidencia, no se levanta acta de la retención y no se da parte de estos operativos a la corporación de que se trate, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, mucho menos le permiten al ciudadano ejercer su derecho a la defensa legal inmediata en estos casos cuando son objeto de malos tratos, de simulación de delitos, agresiones violaciones a sus Derechos Humanos y en el peor de los casos, el riesgo de perder la vida es latente, tal y como le sucedió a Erik.

 Ante esta situación me permito hacer los siguientes cuestionamientos: Para la Fiscalía. En todos los casos de detenciones y consignaciones se suele exhibir en medios de comunicación y en redes sociales a los detenidos, avances en las investigaciones y demás ¿cuál fue la razón de no hacerlo inmediatamente con el policía que privó de la vida a Erik?; para la CEDHJ: ¿Cuál fue la intervención inmediata en este caso?, ¿se ha dado soporte, protección, apoyo legal a los deudos del joven asesinado?, es más ¿Cuál ha sido su intervención en el caso?; para las policías municipales, cabildos y presidentes municipales de la ZMG, este hecho hace evidente que las revisiones de rutina no sirven de nada y que sólo atentan contra los derechos humanos de los ciudadanos ¿qué están dispuestos a hacer para cambiar estrategias y garantizar a los gobernados algo que ya no tienen? Seguridad y confianza. Y para Héctor Robles, de Zapopan ¿cambiaron los macanazos por cachazos y balazos?, ¿cuál será la reparación del daño y qué hará para garantizar la no repetición de éste otros actos en contra del ciudadano? Para los ciudadanos ¿ahora de quién hay que cuidarse? Esta vez fue Erik, después puede ser cualquiera.

Luis Carlos Flores Quintero.