Los correos del público

Los correos del público

Recursos públicos

La estrecha relación entre gobierno y monopolios televisivos (Televisa y Tv Azteca) es tan común, que ya pocos la cuestionan. El miércoles 30 de octubre, cuando los maestros acudimos a Televisa de Occidente a reclamar a ésta la inequidad y manipulación en el manejo de la información de la Reforma Educativa y el conflicto magisterial, lo primero que notamos fue el abierto cinismo del gobierno del estado y municipal, al mandar a policías estatales y municipales a blindar con vallas las instalaciones de esta empresa privada. ¿Acaso Televisa no tiene los recursos suficientes para pagarse su propio personal de seguridad? ¿Por qué se costea con los ingresos de los ciudadanos la policía para cuidar a una empresa privada? ¿Por qué se desatiende la seguridad de los ciudadanos, que somos quienes pagamos esos policías, para cuidar la seguridad, que además, nunca estuvo en riesgo, de una empresa como Televisa? Vallas, decenas de policías y personal de la Secretaría de Gobierno, recursos públicos gastándose en cuidar una empresa privada muy rica. Aristóteles Sandoval y Arturo Zamora deben aclarar, en un mínimo acto de respeto a los ciudadanos, el porqué del gasto de recursos públicos, nuestros recursos, en custodiar a Televisa, por qué personal de la Secretaría de Gobierno estaba haciendo las funciones de encargado de seguridad de esta televisora y cómo puede existir democracia en un estado que mantiene abiertamente un maridaje con un monopolio televisivo que evita que tengamos, precisamente, una de las condiciones mínimas de cualquier democracia: la libertad de información. Solicitamos a ambos políticos ofrezcan una explicación pública y, sobre todo, que en lo sucesivo se cuiden de despilfarrar nuestros impuestos para quedar bien con sus amigos.

Colectivo Magisterial Democrático. Silvia E. Arévalo Gutiérrez C.

 

Las defensas

En su artículo “El dilema de Israel” (Cultura, 4/11/2013), Rogelio Villarreal vuelve aparecer como defensor de oficio de los cacicazgos universitarios. Primero lo fue de la tal Esther Orozco y Orozco, nefasta ex rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, expulsada por su autoritarismo y corrupción por la comunidad de esa institución; hoy lo es del padillato caciquil en la UdeG. Villarreal, cual edecán intelectual de la Feria Internacional del Libro, aparece defendiendo al gobierno fascistoide de Israel. Se imagina febrilmente un gobierno democrático israelí que nada tiene que ver con en el de la realidad del terrorismo perpetrado contra el pueblo palestino y hace invenciones hasta de historiador. La derecha judía y mexicana se une en sus intereses y Villarreal aparece como operador a sueldo de la burocracia de la Feria.

Román Munguía Huato

 

 

 Calaveras 2013

La calaca anda rondando/Trae a varios de la greña/De seguro está pensando/En Osorio Chong y Peña.

Peña Nieto prometió/El cambio con su llegada/Como todos nos mintió/Resultó una vacilada.

Nos dijo que iba a cambiar/Del país el panorama/Pero lo hizo para mal/El pueblo se lo reclama.

Dice mucho y hace poco/Comenta toda la gente/Resultó falto de coco/O dicho mejor, de mente.

La reforma educativa/A decir de los maestros/Fue solo administrativa/Y con fines muy siniestros.

Asustaron a Juan Díaz/Con acusarlo de pillo/Si seguía las mismas vías/De su exjefa, la Gordillo.

Y él, de instintos humanos/Respetó la orden dada/De miedo dobló las manos/Y su boca bien cerrada.

A Gordillo detuvieron/Con muy poca educación/Que por robar, le dijeron/Cuando bajó del avión.

Es política venganza/De Chuayffet, y de su gente/Porque formó Nueva Alianza/Con Calderón y Vicente.

Pues el delito imputado/Es tan solo por querella/Y el sindicato implicado/No denunció robo de ella.

En Guerrero hubo por cierto/Desastres por la tormenta/Ha dejado tanto muerto/Que hasta perdieron la cuenta.

Salieron a relucir/Las fallas de la autopista/Y de Acapulco salir/Pudieron formando lista.

Casi en todos los estados/Se tuvo calamidades/Y quedaron inundados/Ranchos, pueblos y ciudades.

Presidentes, secretarios/Diputados, senadores/Justifiquen sus salarios/Hagan su chamba señores.

Hoy ya dejo de escribir/Porque me siento muy mal/De tanto, en cambio, insistir/Y que todo siga igual.

Reyes Venegas Aguilar