Los correos del público

Los correos del público

La selección nacional

La muerte se viste de verde

porque quiere ir al Mundial,

aunque en el Azteca pierde

con la Selección Nacional.

 

Le pidió al Piojo el gran favor

de ser incluida en el equipo,

por ser hoy el mejor promotor

y tener fama de muy buen tipo.

 

Herrera, ni tardo ni perezoso,

pidió su carta de naturalización,

pero por vivillo y ventajoso

ahora descansa en el panteón.

 

Nunca malició el engaño

de esa maldita catrina,

le ofreció matar al Rebaño

y a él le puso una madrina.

 

Ahora purga todas sus penas

como el procedimiento manda,

pues solito se cortó las venas

al perder con Nueva Zelanda.

 

La parca sigue con su trabajo

y se lleva a todos los directivos,

sin piedad los mandó al carajo

porque se pasaron de vivos.

 

Le dieron muerte al deporte

y quisieron ganar un dineral,

ni con favor de los del Norte

fuimos al anhelado mundial.

 

Malditos directivos mexicanos

en el infierno quemen sus bigotes,

tuvieron el éxito en sus manos

y lo pusieron en pies de matalotes.

Miguel Vázquez Martínez

 

De entrevistas, ambulantes y otras cosas

La muerte a Vea concedió

una insólita entrevista,

y a Delga le confesó:

“No creas que soy tan coco

un tres ochenta me arrolló

y me dejó con las nalgas hechas pedazos

y así fui muriendo poco a poco.

 

Y por eso implantó el día de las calaveras,

en noviembre dos, de muertos, y mortales concedió

señalar a sus iguales y mandarlos al panteón

por ser unos tales por cuales.

 

Guadalajara es número uno

de todos los municipios,

pese a todos los principios,

malos funcionarios como ninguno

sin oficinas, muebles y equipo

y con personal de muy poco tipo.

 

Guadalajara rechaza el ambulantaje:

“A vender al panteón”,

les gritan los inspectores

y eso suena muy cañón,

y huele a chantaje

con policías de a montón.

 

“Semos muchos” vendedores

y nos toman por sus clientes

y no “semos” delincuentes

se los podemos probar,

y queremos trabajar para vivir,

lo dicen con suspiro

como súplica a Ramiro.

 

El PRI sí deja trabajar

aquí cerquita del panteón,

¡en el centro está cabrón!,

represión y policías de a montón.

 

Con tanto funcionario torpe

que tienen en la prevención,

todos al cementerio sin excepción;

unos salen de la cárcel

porque no aguantaron el panteón

mantener a todos ¡está cabrón!

 

Aristóteles lo dijo,

y con todo desparpajo,

que le importa un carajo

endeudar al estado,

si con ello ha logrado

remediar nuestros males,

remozar nuestras calles,

por supuesto que lo haría

aunque el hecho reflejara

la deuda en Tesorería.

Delga

 

Calaveras

Como si esto fuera poco

nos golpean huracanes,

nos limpiarán de alacranes

y se acabaría “El coco”.

 

En fin, que a pesar de todo

las reformas por delante

con oposición, no obstante,

con plantones, con gandayas

y con todo.

 

La muerte llegó precisa

porque así era menester,

y se cargó a Elba Esther

que era mujer maciza.

 

Ya se había apoderado

en tiempo de Calderón

de media administración,

y por todo había apostado.

 

Pues, se fue con su morrillo

a pagar su penitencia

y en el cielo espera sentencia

mirando por un portillo.

 

Y por cierto, Calderón,

nuestro anterior presidente,

ahora le hace al valiente

y visita su cantón.

 

A pocos dejó contentos

y se fue a Estados Unidos,

a los demás dejó hundidos

en un mar de lamentos.

 

La muerte llegó en expreso

a cargarse a Calderón,

y hoy descansa en el panteón

su legado en el Congreso.

Saúl Angulo