Los correos del público

Los correos del público

Trámite

Los concesionarios del transporte público tienen razón en crisparse con la lenta, corrupta e ineficiente burocracia gubernamental. Si la Sepaf digitalizara el procesamiento de la recepción de Trasvales y Bienevales, su validación, emisión del cheque y liquidación, el trámite podría efectuarse, fácil, en tres días. El proceso podría reducirse a unas horas si se sustituye la emisión de cheques por transferencias electrónicas. Claro, eso sería posible teniendo el personal suficiente y capacitado, el equipo adecuado y el software pertinente. Lo que es algo complicado obtener en una burocracia diseñada para corromperse y corromper. Pero los transportistas no son los únicos inconformes con la costosa y mastodóntica burocracia jalisciense, también los que pagaron el refrendo vía electrónica. El pago se efectuó el 16 de enero, por ejemplo, han transcurrido 38 días y los documentos aún no llegan al domicilio del contribuyente. ¿Cuántos meses más tendrán que pasar para que la Sepaf cumpla su parte? Está bien, el recibo que se obtiene del sistema es válido en tanto no se cuente con el engomado y la tarjeta de circulación, pero esto no es el quid del asunto, sino la deficiente organización de la secretaría, que redunda en desánimo del contribuyente para usar vías alternativas para cumplir sus obligaciones fiscales, porque la celeridad con la que cumplen los ciudadanos no se corresponde con la lentitud burocrática de la Sepaf.

Gustavo Monterrubio Alfaro