Los correos del público

Los correos del público

Libertad sin rumbo

La cultura moderna está atrapada en el poder acumulativo, en la libertad de elegir y la búsqueda de placer. La palabra libertad no proviene de la ética, o de la psicología, procede del campo político, y es en cuestiones políticas en lo que piensa la mayoría, pero la libertad es relativa, para mantener el orden tiene que haber reglas, no es lo que queremos hacer, sino lo que podemos hacer. En ninguna época habían tenido la libertad de la que se goza hoy en día. Aun así, muchos se quejan de no tener libertad, en realidad nadie sabe que la tiene hasta que la pierde, abusando de ella. La libertad debe tener un límite, un propósito, de otra manera se vuelve un libertinaje. Estamos viendo el desmoronamiento de todas las creencias, en la confusión, la sociedad pierde la confianza en los criterios con los que había ganado su existencia, las pseudo religiones ven al confundido como un negocio. Desafortunadamente con los medios de comunicación y la tecnología tan al alcance de la mano los valores han ido perdiendo su estimación, la cultura moderna está atrapada en el poder acumulativo. Estamos asombrados de la ausencia de sentido humano, un día vemos un atentado en donde fallecen inocentes y al día siguiente otra noticia de asesinatos y crímenes en otra parte del mundo. Acostumbrados a la fatalidad fuimos perdiendo la capacidad de asombro. Nadie estamos seguros, la libertad de tránsito está vulnerada, hasta en los pueblos pequeños se perdió la tranquilidad. Desafortunadamente carecemos del sentido de valor, los seres humanos contamos con una programación básica, en cuanto a ser vivo, pero debemos autoprogramarnos como seres humanos, desprogramándonos del materialismo en el que estamos inmersos. Estamos condenados a la libertad dijo Sartre. Tenemos que proponernos planes de vida para seguir subsistiendo no basta con ser buenos, tenemos la responsabilidad de involucrarnos para salir del caos, buscar la forma de recuperar el orden que es la esencia de nuestra condición humana.
Rosa Chávez Cárdenas


Todo sigue igual o peor

Resulta muy cómodo haber sido muy sincero y decir en la campaña política pasada de nuestro Presidente municipal de Tepatitlán, el Dr. Hugo Bravo: "Yo no soy político, pero quiero ayudar mucho a la gente" (fue su lema de campaña), y ahora estamos pagando su falta de oficio político e ineptitud, entendiendo a los que votaron por él ya que estaban hartos de más de lo mismo (PAN y PRI), pensando en un verdadero cambio y que por cierto hay que ver cómo lo cacaraquearon. A mí me duele de sobremanera lo caro que estamos pagando los ciudadanos, por las buenas intenciones de los que lo apoyaron, ya que es facilísimo querer ser presidente solo para viajar gratis, cortar listones, asistir a todas la fiestas que lo invitan y ser aplaudido. No Señor Presidente: también hay que fajarse los pantalones para poner orden en vialidad, seguridad, obras públicas, mercados y crear una verdadera comunicación con su cabildo y evitar que la mayoría de los ciudadanos violen la ley como hasta hoy lo han hecho. ¡Digo! si es que puede Sr. Apolítico y, si no puede, sea honesto, digno y ético y con vergüenza política; por el bien de Tepatitlán déjele el lugar a otro regidor que pueda echarse a cuestas el compromiso con el que usted no pudo y espero que entienda de la mejor manera mi sugerencia. Verdaderamente duele que haya políticos que se crean dignos y calificados, cuando de igual manera creen que los ayuntamientos o gobiernos son hoy por hoy agencias de colocación para amigos y parientes.
Ramón González Gutiérrez

.........................

Fax: 36 68 31 05
acentos.gdl@milenio.com
Calzada del Águila 81-Z, Colonia Moderna CP 44190, Guadalajara, Jal.
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados