Lecturas esenciales

El libro de Eula Biss: "Sobre la inmunidad"

En Esta cuarta entrega del reto Zuckerberg, la escritora se percata de que la ciencia “clásica” puede explicar el comportamiento de los genes, pero no el clima de mañana, de tal suerte que desmantela la muralla que existe entre la autodocumentación y la divulgación médica.

La pandemia de la modernidad trajo consigo el ideal de la racionalidad per se, el del análisis social; y no ha encontrado una vacuna para combatir la crisis paradigmática de nuestro tiempo que oscila entre dos interpretaciones diametrales de la realidad: lo objetivo y lo subjetivo. Una reciente vista panorámica sobre la salud exhibe la misma disyuntiva ¿vacunarse o no vacunarse? La plantea como un problema de interpretación o factibilidad y no como un proyecto para establecer una política de salud pública eficiente, que sea estable pero también confiable.

En esta cuarta entrega del reto Zuckerberg, Eula Biss responde a este padecimiento extendido de la modernidad siguiendo los pasos de la escritora estadunidense Susan Sontag, quien escribió obras ineludibles sobre la “metaforización” de la enfermedad en el conocimiento colectivo del mundo occidental. Sontag fue una de las analistas modernas que en forma incipiente y decisiva punteó que el padecimiento físico adquiere significado mediante el uso de la metáfora, es decir, por el significado social que históricamente se le ha dado.

Eula Biss, en su libro Sobre la inmunidad, de 205 páginas, habla de la ciencia de las vacunas y de su seguridad; toca la historia de la inmunización, sus descontentos sociales contra los enfoques de la salud, las políticas públicas y la corrupción de algunas farmacéuticas, así como la elección de los temores referentes a la higiene y a la contaminación ambiental. En su obra, Biss retoma la frase de Jean Paul Sartre: “La libertad es lo que haces con lo que te han hecho a ti”.

La escritora estadunidense se percata, en los breves y sólidos ensayos que agrupa en este libro, de que la ciencia “clásica”, la que sigue creyendo en el imaginario de la objetividad puede explicar, por ejemplo, el comportamiento de los genes, pero no el clima de mañana; de tal suerte que desmantela eficientemente la muralla que existe entre la autodocumentación y la divulgación médica, para sintetizar gran cantidad de información del inquietante e ineludible universo de la vacunación.

Eula Biss se plantea que el mundo de la inmunidad es limitado en tanto aceptemos que el pensamiento depende de la suma de los conocimientos e interpretaciones de los modelos políticos de las áreas de la salud que buscan explicar la prevención de las enfermedades.

Es así que nuestra autora, en su calidad de madre, analiza cuál será el universo médico real al que se enfrentará su futuro hijo, sobre todo en el espacio social denominado inmunidad, que es experimentado a través de varios canales en la sociedad. Biss, quien también es autora del libro Notas de la tierra de nadie, defiende persuasivamente la inmunización infantil, pero la percibe, desde su caso, como el nuevo intento de una madre ansiosa por proteger a su hijo y por comprender las consecuencias de la vacunación. Así, la solidaridad se convierte en uno de sus grandes temas sobre la base de que la inmunidad es un “espacio público” que depende del bien común.

La exploración de Eula Biss es a la vez analítica y emocional, como todas las historias. La ensayista encuentra una referencia metafórica en el clásico libro Drácula, de Bram Stoker: la seducción de los vampiros como alegoría de la enfermedad.

La obra invita a Biss a plantearse una interesante pregunta: “¿qué es más monstruoso: la vacunación o la persuasión estigmatizada de la enfermedad?” En Sobre la inmunidad, Eula Biss muestra que si bien el movimiento antivacunación es un fenómeno reciente, sus raíces son mucho más profundas, no solo desde el punto de vista histórico, sino del psicológico, del sociológico e incluso del teológico.

El nacimiento del hijo de Biss, que coincidió con la reciente epidemia de la influenza H1N1, inspiró una investigación que involucró al padre médico, a otras madres, a investigadores y, que finalmente concretó el copioso estudio de la referida autora.

Biss escribe que su conocimiento creció a la sombra de su deseo de proteger a su hijo; tal como Tetis, madre de Aquiles, buscó inmunizar al suyo. Esto la llevó a desarrollar una “toxicología intuitiva”, pues entendió que albergamos “más microorganismos en nuestras entrañas que células en nuestro cuerpo”. Tal como Tetis, madre de Aquiles, buscó inmunizar a su hijo.

Para la profesora de la Northwestern University y ensayista acreedora al premio Carl Sandburg (2010), las vacunas recomendadas en el programa de inmunización protegen a los niños contra el sarampión, la varicela, las enfermedades neumológicas y otros padecimientos, pero el verdadero beneficio de la vacunación es la inmunidad colectiva, conocida también como inmunidad comunitaria. Este término se refiere a la protección que las altas tasas de vacunación ofrecen a todas las personas que pertenecen a una comunidad, porque cuando un número suficiente de personas se vacuna contra una enfermedad, es difícil que ésta adquiera fuerza, lo que protege también a quienes no pueden o no quieren recibir vacunas, como los recién nacidos y las personas con enfermedades crónicas; al tiempo que reduce la posibilidad de un brote que pudiera derivar en epidemia. La inmunidad colectiva es difícil de ser aprehendida, pero la comprensión de la inmunidad de grupo es esencial para entender por qué y cómo nos vacunamos.

No es frecuente encontrar a una ensayista literaria paseando por los jardines de las discusiones sobre las políticas estatales de salud contemporáneas; por eso resulta interesante ver cómo la literata Eula Biss atraviesa con serenidad y perspicacia un tópico que mantiene a la mayoría de la gente con el grito de ¡vacunación! Biss rasguea el tema con una prosa profunda, reflexiva, y hace una escrupulosa y profunda investigación que exhibe las debilidades de la oferta social de nuestra cultura occidental.

México tiene más de 50 años de historia sanitaria en materia de elaboración y aplicación de vacunas. El influjo del programa de vacunación es resultado de una cadena de campañas que confluyeron en la elaboración de vacunas efectivas, de bajo costo, fácilmente aplicables a gran escala y con efectos protectores duraderos. Sería interesante hacer un análisis como el que plantea Biss, un ejercicio de autocrítica, enmarcado en el contexto social y político del México actual.

La autora, nacida en 1977, concluye en su libro que existe una responsabilidad moral, política y social para construir y conservar el espacio de la inmunidad, y ello legitima la evaluación de lo que está haciendo el Estado en torno a la vacunación por tratarse de un tema eminentemente ciudadano.

Biss hace énfasis en lo que llama un mundo perfecto, aquel que sitúa la educación de la niñez dentro de una burbuja, pero advierte que en la medida que ésta crezca nos olvidaremos de las formas con las que nos ligamos esencialmente a la comunidad, las que nos hacen seres sociales. La inmunidad es un principio de armonía social que permite explorar los mitos culturales, romper los miedos y sacudir los estereotipos en torno a las vacunas y a la medicina preventiva. Pero también se vuelve un factor crucial en la construcción de la comunidad cuando entendemos que cada uno de nosotros somos el ambiente del otro, conformando un espacio compartido en el que nos tenemos a nosotros mismos, los racionalistas irracionales.

 

http://twitter.com/liebano