Punto de Equilibrio

El quinto sol

En un día como hoy pero de 1791, es decir hace 223 años se descubriríaa un costado del Zócalo de la Ciudad de Méxicoel enorme monolito de 24 toneladas de peso, conocido como el Calendario Azteca o La Piedra Solar.Se cree que esta pieza originalmente era un altar o mesa de sacrificio dedicado a Tonatiuh, Dios del Sol en el que se realizaban inmolaciones humanas durante la festividad mexica conocida como Tlacaxipehualiztli.En este altar se consigna la fecha 13 caña que ubica cronológicamente el año de 1479, del reinado de Axayácatl, tiempo en que los teotihuacanos ubicaban el nacimiento del quinto siglo o el quinto sol, período de 52 años en el que según su cosmogonía el mundo acabaría. Si los pronósticos de sus presagios se hubieran cumplido a cabalidad, la conquista española iniciada en 1521 habría concluido diez años después, no cinco antes como lo suponía el emperador Moctezuma II, quien vehementemente creía que tal era el destino que les esperaba cuando llegó Hernán Cortés. ¿Quién habría de pensar que esta creencia habría de llevar al emperador a su prematura muerte en manos de su propio pueblo?.La conmemoración del hallazgo de La Piedra Solar, mueve a la reflexión sobre el curso o el destino que pudo haber seguido la historia,  si los intereses de los grupos que sostenían la monarquía azteca se hubieran aliado a la fuerza beligerante de aquellos 200 españoles que con 52 caballos pudieron ejercer control sobre una población que entonces se estimaba en 4.5 millones de habitantes y que sólo fue posible gracias a las alianzas que tlaxcaltecas y otros pueblos tributarios vieron como oportunidad para liberarse del yugo de un imperio que arribó y se impuso sobre los pueblos originales más antiguos.Vencedores y vencidos, un continuo de relaciones de subordinación y servidumbres, de señores y siervos que pareciera perseverar en la idiosincracia de quienes aún siguen pensando o concibiendo a las autoridades y los poderes del gobierno como a  tlatoanisy no como a los servidores y representante con obligación y un mandato de todos.Hoy parecen respirarse otros tiempos, en donde las llamadas bases sociales en muchas naciones han madurado bajo una dinámica de conocimiento, sobreexposición y adaptación veloz a un mundo que cambia radicalmente todos los días, un mundo en donde las Primaveras, Inviernos, Veranos u Otoños como las estaciones llegan a diferentes naciones para cambiarlas de fondo y en donde nuestro país seguramente no es la excepción, cinco años más o menos,  un nuevo sol siempre llega, pero éste no será azteca, aunque sus tlatoanis renovados o no, lo quisieran y no es un juicio de valor, así es la historia. 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx