Punto de Equilibrio

En un instante

Hoy conmemoramos un evento que marcaría la historia de forma dramática y controvertida, hace 69 años.A las 8:15 horas, hora local de la Isla de Hiroshima, Japón, el bombardero americano B-29 llamado “Enola Gay”, dejaría caer un artefacto explosivo al que se referían sus tripulantes como “Little Boy”. La primera bomba atómica detonada con fines bélicos sobre el centro de una población.En un instante 120 mil habitantes de una población de 450 mil personas morirían, 70 mil más sufrirían graves heridas, mientras que otras decenas de miles morirían lentamente al paso de los años por la acción radioactiva.Tras este recuerdo, es difícil evaluar que es lo más asombroso y deplorable, ¿Nuestra capacidad para aplicar la tecnología contra nuestra especie? ¿La  indolencia y cinismo frente a la muerte y el dolor humano de inocentes? ¿La reducción del valor de la vida a la densidad o número de muertos? ¿La capacidad para justificar un acto de lesa humanidad? ¿Nuestra habilidad para olvidar la relevancia y consecuencias de una acción tan terrible? ¿El tamaño de nuestra sobrereacción frente a la presencia de un riesgo o una amenaza?Esta reflexión condujo a nuestro país a reformular su postura ante el uso de las armas nucleares y su participación activa ante la posibilidad futura de ocurrir una nueva Gran Guerra, la formulación del Tratado de Tlatelolco que al mexicano García Robles le llevaría a obtener el Nobel de La Paz y seguramente a la consolidación de nuestra Doctrina Estrada sobre la libre determinación de los pueblos y la no intervención.Diariamente muere gente inocente, las víctimas de ayer son los verdugos de hoy, los civilizados y pacifistas de antaño son los bélicos, indolentes e insensatos de ahora, los perseguidos y señalados son hoy persecutores y jueces y así, vivimos en una espiral histórica de violencia que parece no tener fin y que nos lleva a preguntarnos por las mismas terroríficas y asombrosas preguntas que nos hemos ya planteado.“Cuídate de las aguas mansas” decían los abuelos, previniéndonos de las consecuencias que tiene el violentar al que hoy vive en paz, pues todo, todo llega a suceder en un instante. 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx