Punto de Equilibrio

Y sin embargo se mueve

En un día como hoy pero de 1642 falleció en Florencia, Italia,  una de las mentes más grandes de la historia. Nacido en Pisa en 1564 a Galileo Galilei se le recuerda fundamentalmente por la larga controversia enfrentada contra científicos y fundamentalistas de su tiempo que, casados con las afirmaciones Toloméicas creían en la existencia de un Cosmos y un Sistema Planetario Geocéntrico.
Tras mostrar con evidencias derivadas de sus observaciones astronómicas directas y de una matemática adelantada a su tiempo, que la Tierra y los otros planetas conocidos de nuestro Sistema giraban en torno al Sol llegó a comprobar los supuestos de N. Copérnico sobre la existencia de un Sistema Heliocéntrico.
Se cuenta, que en algún momento cuando se le obligo a abjurar o desdecirse de sus afirmaciones por considerarlas heréticas, seguramente en un lugar y ocasión distinta a la de su juicio, pronuncio la frase “ Y sin embargo se mueve” para expresar que, pese a cualquier afirmación sobre una Tierra inmóvil y céntrica, la realidad indicaba que esta no era estática y se trasladaba en torno al Sol.
Los aportes de Galileo a La Ciencia fueron vastos:  además de comprobar la traslación planetaria en torno al Sol, perfeccionó el telescopio, fue el primero en observar y afirmar la existencia de manchas solares, en describir detalladamente las fases lunares y hablar de su superficie y orografía, el descubridor de los cuatro primeros satélites de Júpiter, en abordar la naturaleza de los anillos de Saturno, en  hacer uso de las matemáticas como un medio de comprobación de sus observaciones Físicas, creando lo que hoy es La Dinámica en la Mecánica Física y un precursor en la experimentación y la observación científica que darían al método inductivo un valor muy importante contra el deductivo imperante en su momento.
A Galileo se le conoce por todo esto, pero además, pese a no haber sido el experimentador más cuidadoso, por su audacia al enfrentar a los métodos educativos  de su tiempo, confrontar a los maestros y poner en duda toda afirmación sin un sustento experimental u observaciones comprobatorias que, más allá de las conclusiones de la razón o el mas correcto de las deducciones racionales, permitían arribar a  conclusiones e indagaciones vivenciales, en ocasiones divergentes.  Su obra maestra “Diálogos acerca de dos Nuevas Ciencias” lo sitúan como un gigante adelantado a su época y un ejemplo de perseverancia.
Desde entonces hasta ahora, la educación científica más notable, nos ha dado pruebas de la relevancia que tienen en el aprendizaje y la investigación los Sistemas de enseñanza indagatorios y vivenciales y, en la medida en que este espíritu y forma de aproximarnos a un fenómeno para conocerle, aprender de éste y llegar a conclusiones sea puesto en práctica por todos nosotros, podremos llegar a afirmar contra toda oposición, que nuestras afirmaciones son correctas y decir, como Galileo que “Y sin embargo se mueve”..


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx