Punto de Equilibrio

La dimensión social de nuestros temores

El miedo, es un estado físico de alerta y disposición para sobrevivir ante un peligro o amenaza presente, real o imaginada.Se origina en el sistema  límbico, que es el lugar en donde radica la emocionalidad. Cuando nuestros sentidos perciben una amenaza, en la amígdala central se dispara un mecanismo hormonal que desencadena la producción de diversos neuropéptidos, entre los que se encuentran la adrenalina, el cortisol y la vasopresina que disponen a todo el organismo para una respuesta muscular de fortaleza y  acción inmediata; que desactiva sistemas que no son críticos para la sobrevivencia, alterando la respiración, nuestras capacidades motoras, reflejos, respiración, flujo sanguíneo y capacidad anestésica para asumir el dolor, contraer y restaurar perdidas de sangre.Pero este estadoalterado de la fisiología y de la conducta,  que en los animales es momentáneo, en los humanos llega a instalarse como una condición permanente que no solo genera estrés, sino que llega a determinar nuestras decisiones, relaciones y la propia percepción y el juicio (mal juicio), lo que nos lleva a confrontaciones, pleitos, disfunciones y tensiones sociales innecesarias.Tememos a lo desconocido, en Nueva Guinea por ejemplo, hay tribus que viven entre cocodrilos y le temen a una rana que les resulta desconocida y viceversa. El miedo patológico y continuo, nos lleva a suponer la existencia de una amenaza en donde no la hay, a formular juicios valorativos de personas y circunstancias inexistentes, creadas en la mente como autoengaños para salvaguardar nuestra integridad física, mental y emocional ante peligros inexistentes. Inicia la semana con la noticia de que el gobernador de Texas, Rick Perry desplegará mil soldados para aumentar la seguridad de su frontera con México, porque se ha observado un incremento en el flujo migratorio de menores de edad que, de Sudamérica pasan por nuestro país para instalarse en los EUA.Hay quienes ironizan la nota, el gobernador teme a los niños, el gobernador se prepara para contender en el 2016 por La Presidencia, pero lo trascendente es que este argumento responde a valores y temores que, de alguna manera no serían preocupante pero que están presentes en el inconsciente colectivo de la comunidad texana, que ve a los menores como invasores y enemigos que requieren de una medida de contención como ésta. ¿O será a caso temor frente a la reforma energética y los cambios que habrán de presentarse cuando nuestro país finalmente se decida aprovechar los recursos del gas que nos pertenecen y están en la vecindad.? 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx