Punto de Equilibrio

25 de diciembre

Es 25 de diciembre y el mundo cristiano se reúne para conmemorar la fiesta de La Natividad de Jesús.  Quienes gustan de la historia y poseen el afán de la investigación, podrían concluir que en esta fecha en estricto sentido no se ubica el nacimiento histórico de Cristo quien, por su correlación con detalles de clima y referencias de tiempo a partir del nacimiento de su primo Juan, con el que había meses de diferencia, es probable haya nacido en septiembre y por errores de cálculo de algunos historiadores podría haber sucedido un par de años antes de la fecha de su nacimiento. Hay astrónomos que asocian eventos astronómicos y astrológicos como la alineación de Júpiter con Saturno y Urano en la constelación del Carnero y ubican el fenómeno 6 años antes de la fecha de su nacimiento e incluso precisan que ello pudo haber ocurrido el 17 de abril, situando la fecha de La Epifanía o la adoración de Los Reyes Magos hacia octubre del año 5 A.C. Cuando Jesús tenía 6 meses de edad y, hay un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios  que afirma que “Nuestro Señor fue concebido el 8 de las calendas de abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la Pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día en que murió”, por lo que, si fue concebido el 25 de marzo, la celebración de su nacimiento se fijaría nueve meses después, es decir, el 25 de diciembre. Independientemente de estas referencias y más allá de quienes por alguna razón pretenden atribuir a la celebración del 25 de diciembre, el propósito de vincular el nacimiento de Cristo con las celebración universal del solsticio de invierno o la celebración Romana del Sol Invicto como si esta situación de algún modo demeritara su importancia o sentido, es evidente que nunca antes un nacimiento habría de marcar la historia y el tiempo de todos, creyentes y no creyentes, convirtiéndose en el fiel de la balanza de la temporalidad humana, para situar, a partir de este momento, el tiempo de todo.
Es 25 de diciembre, tiempo de la luz y de la reflexión sobre el nacimiento de un nuevo modelo de ser humano. Fecha, en la que la imagen inspiradora de un pequeño niño pareciera vivirse y compartirse por igual bajo un mismo ambiente de paz, caridad,  fe, esperanza y perdón, que, en algunas ocasiones ha servido para detener incluso, los horrores de la guerra y despertar los mejores sentimientos de todos.
Aprovecho esta ocasión, para compartir con usted la convicción de  que siempre un cambio positivo es posible, que el bien hecho no es sino el tractor, multiplicador y modelador extraordinario de otros bienes , así lo ha probado la historia  y, en la medida en que como sociedad hagamos del bien solidario una constante de nuestras celebraciones  y las incorporemos como experiencias significativas desde edad temprana a nuestra vida, este anhelo se convertirá en un hecho, por lo que le deseo, a usted y a toda su familia, que el espíritu de Dios hecho niño, en la figura de Jesús, nazca e ilumine su vida y a partir de este día, sus mejores anhelos y propósitos se conviertan en una realidad y el testimonio de que la paz, la convivencia nos pertenecen y están a nuestro alcance.
¡Feliz Navidad!

puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx