Punto de Equilibrio

2014 desviación social

Es común escuchar hablar de una crisis para referirnos a un fenómeno generalmente de orden económico y adverso de gran escala, pero no así de un fenómeno social equivalente. Cuándo lo hacemos y nos referimos a un problema grave de orden jurídico o moral interno,  hablamos de crisis cultural, de valores, política o dependiendo de su gravedad, incluso de una Revolución o una Guerra Civil. A quienes nos atrae el estudio de la sociedad,  nos referimos a este tipo de eventos como Desviaciones Sociológicas. Se trata de los fenómenos sociales en donde un grupo importante de individuos de una comunidad o de la sociedad, presenta, al parecer de forma súbita, inexplicable o que suponemos inmediata,  una  conducta desviada de ruptura o desacato a las costumbres, principios, reglas o normas establecidas y en oposición a quienes las formulan.Para hablar de una desviación, quiere decir que los individuos que antes ajustaban su conducta conforme a las normas o principios convenidos y aceptados como lo lícito, legal, correcto o apropiado, ahora no lo hacen y sus comportamientos se alejan de la norma social de forma negativa o positiva. Cuando una persona rompe con el orden en pro de aspirar a una conducta ejemplar, como es el caso de los científicos, santos, héroes o personajes de éxito, se habla de una desviación positiva. Pero, a diferencia de ésta, si la conducta se torna violenta o criminal, la desviación es negativa.Existen tres clases fundamentales de desviaciones sociales negativas: A) La pura, conformada por todo ilícito de orden criminal; B) La ignorada o cómplice, aquella que viola todas las reglas y/o principios, incluso los de licitud o las costumbres, en los que sería lógico se soportaran  las normas positivas, pero es inadvertida o si se le conoce, la sociedad o quienes son cómplices de su ruptura, hacen como que no las ven o como que no existen y si se les cuestiona salen con las explicaciones más absurdas; disculpan o disfrazan su conducta en términos de utilidad o conveniencia o aluden al poder democrático de las mayorías o al discurso populista prodefensa de las minorías (Ver a: Howard Saúl Becker) y; C) La llamada “del falsamente acusado”, aquella en la que un individuo respeta las leyes positivas, pero viola todo aquello que no infringe la ley o atenta contra aquello que es lícito.México atraviesa por una grave desviación social negativa, quizá la más importante en 100 años, no es inmediata ni gratuita. Su solución no puede ser otra que aquella que nos permita a todos volver al orden, no admite para ello otras desviaciones negativas como aquellas que, en la tragedia de Ayotzinapan, se están colgando para delinquir o manejar sus propias agendas e intereses personales o de grupo, pero si admitirá aquellas otras desviaciones positivas, las que van al fondo de nuestros valores y principios, las que buscan recuperar los más altos derechos e ideales morales y de convivencia. No caigamos en engaños y sumémonos a la propuesta que construye y no a la crítica y pasividad que pretenda dividirnos o enfrentamos. Estamos ante una restauración no frente a una revolución y de nosotros dependerá el salir adelante y bien, es una gran oportunidad y desafío para nuestro país, nuestras generaciones y nuestras capacidades. 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx