Punto de Equilibrio

El control de nuestras circunstancias

Mañana se conmemorará una vez más el día internacional del medio ambiente, fecha propicia para reflexionar sobre la relevancia que nuestras acciones tienen en la conservación de nuestro planeta y sus recursos.Generalmente, cuando uno llega a esta fecha, las actividades, conversaciones y eventos conmemorativos, suelen abordar el tema desde su perspectiva ecológica y no faltarán iniciativas y proyectos que nos permitirán hablar de los ecosistemas, de la biodiversidad,  de nuevas tecnologías, de cambio de hábitos en nuestro consumo, de tratamiento de desechos, de energías renovables, de políticas de control en procesos de transformación, normatividad, autorregulación, de protección de áreas, e innovaciones; no obstante  las perspectivas económicas y social, específicamente el abatimiento dela pobreza como un fenómeno central para garantizar un crecimiento económico y un balance ambiental sostenible, parecen pasar de largo.Hablar hoy de un planeta que tiene límites, forma parte de una realidad que pareciera ser conocida desde siempre, sin embargo es un conocimiento reciente o al menos consensuado a partir de 1972. Antes de esta fecha, algo tan relevante, era un tema ignorado y no formaba parte de ninguna agenda o prioridad, personal, social o de gobierno. Cuando en 1987 La Comisión Gro Harlem Brundtland, rindió su famosoReporte para la ONU, “Nuestro Futuro Común” y acuñó el concepto de Desarrollo Sustentable, definiéndolo como “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”, como parte de sus conclusionesenfatizó que el centro de la problemática de este desarrollo no era en estricto sentido un problema de industrialización, de procesos o de equilibrio ambiental, pues la operación y convivencia de estos ámbitos era viable, sino esencialmente un problema de pobreza, un fenómeno de incapacidad personal o social sobre el control de las circunstancias de vida, entorno y recursos que imposibilitaba el aprovechamiento de los recursos disponibles.La pobreza, como lo confirmaría muchos años después el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, no es un fenómeno de carencia de recursos, sino de capacidades para hacer de estos recursos un factor de creación de valor, de tal manera que una sociedad podría poseer una gran riqueza de recursos naturales, pero si no sabe de su existencia, de cómo aprovecharlos, sería como sí no existieran y tal incapacidad le llevaría, como ha sucedido en innumerables ocasiones, a la realización de actividades contrarias al manejo equilibrado o apropiado de los mismos, con impactos al medio ambiente.  Hoy en día el desafío a enfrentar es exactamente el mismo, por ejemplo, tenemos una región única en el mundo con recursos como el sol o el viento para ser no sólo autosuficientes en materia energética sino además potenciales proveedores de esta energía y servicios. Tenemos canteras, materiales,  arenas, tierras raras, lugares con condiciones de clima y diversidad únicas y mientras, que no hemos sabido convertir en oportunidades para el  emprende durísimo y mientras no comprendamos y aprovechemos esta circunstancias, seguiremos siendo pobres a pesar de nuestra ventaja y el uso y sustentabilidad de nuestros recursos continuará siendo abordado como un problema, cuando en éstos desafíos está nuestra gran oportunidad. 



puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx