Punto de Equilibrio

Ser quien eres

Se narra en la Biblia, que cuando Moisés subió al Sinaí se encontró con Dios, éste se le manifestó en forma de fuego y Moisés le preguntó: ¿Quién Eres? Y recibió por respuesta: “Soy quien soy”. Quizá esta afirmación tan simple pareciera una verdad evidente o de perogrullo, una respuesta al parecer vacía o sin sentido, pero tal afirmación es profunda y plenamente descriptiva del ser de Dios, al menos para mí, pues solo un ser perfecto puede ser un ser actuado en su totalidad, es decir un ser que ya es todo lo que es y no está sujeto o depende de ninguna variable que lo condicione en nada, es inamovible y no es un proyecto en desarrollo o cuya existencia posee aspectos no actualizados, en potencia o en posibilidad de ser.Todos estamos llamados a ser quienes somos, a elegir nuestra eleidad o la forma particular de ser quien y hasta dónde decidamos ser. Cuando se es quien se es, existe una definición y conciencia clara de nuestra identidad y de la finalidad o propósito de nuestra existencia. Cuando se sabe quiénes somos, cuando nos conocemos, somos y proyectamos seguridad y felicidad, pues difícilmente corremos el riesgo de pretender ser algo que nuestra propia condición o dignidad no nos permite ser, aún y cuando podemos llegar a incorporar o a prescindir ennuestro ser,de algún atributos original o adquirido (característica que los filósofos llaman accidente), pero siempre a partir de la conciencia de lo que esencialmente somos y podemos. Nadie pide peras al olmo.El conocido aforismo griego“Conócete a ti mismo” inscrito en el templo de Apolo en Delfos , según Pausianas o atribuido a los filósofos: Heráclito, Quilón, Tales de Mileto, Sócrates, Pitágoras,  Solón o a la poetisa Femonoe; no sólo es una expresión del ideal que significa llegar a la comprensión profunda de nuestra conducta, animal, moral y a nuestro pensamiento; tampoco a la visión reflexiva de nuestra condición verdadera con fines expiatorios, sino fundamentalmente al hallazgo de nuestro propósito último, a la causa de todas las causas, el encuentro de la finalidad de nuestra existencia y que en nuestra naturaleza es fruto del acto más libre y trascendente de todos, la elección de nuestra misión y fin, Somos la elección del propósito y fin apropiado a nuestra naturaleza.El mundo nos ha hecho creer que la profesión, la elección de estado, nuestra condición de vida, nuestro nivel económico o posición social, son estadios suficientes para definir lo que somos. Nos han limitado a la especialización. En el reduccionismo de nuestra existencia humana, algunos pierden de vista que es precisamente nuestra condición como humanos, nuestra naturaleza de seres de tierra (humanos-humus-tierra), el ser seres sociales o de cultura e inacabados, lo que nos da oportunidad de decidir la forma que deseamos adoptar, para que la arcilla que somos, sea lo que elijamos ser. Hoy pienso en ello, en la importancia de la acción de recrearnos, de reflexionar en lo que verdaderamente somos y reconsiderar la decisión trascendente de lo que queremos y debemos ser, por nosotros y los nuestros. No es simple, ni absurdo o irrelevante, pues a ello le sigue la elección y determinación del lugar, entorno y condiciones que esperamos tener o no,para el ser que somos  y estamos llamados a ser plenamente. Y tú ¿quién eres? 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx