Punto de Equilibrio

Nuestro Océano Azul

Hace algunos años el Best Seller de Kim y Mauborgne “La Estrategia del Océano Azul”  abrió  todo un horizonte de posibilidades de desarrollo para  los emprendimientos del mundo y hoy, que he escuchado los resultados de una encuesta regional aplicada a jóvenes de la Comarca que refieren un evidente desencanto en su tierra al extremo de que 8 de cada 10 no la recomendarían a nadie como una opción de vida y el establecimiento de algún negocio o residencia, me he acordado de esta extraordinaria propuesta.
Al parecer nuestros jóvenes no están encontrando en su tierra oportunidades y su mente hoy divaga en búsqueda de otros suelos y entornos en donde realizarse, pues dicen encontrarse decepcionados de sus autoridades, de la falta de opciones de empleo y de la falta de seguridad para emprender e invertir, pero habría que preguntarnos si estas causas, aunque relevantes, son verdaderamente el motor de su desencanto y el freno a su desarrollo o existe otro gran vacío que inhabilita un despertar para nuestra región. Es precisamente aquí en donde la obra de Kim y Mauborgne es inspiradora, pues resulta que ellos proporcionan una nueva luz sobre el cómo desarrollar nuevos mercados en donde la competencia no tiene ninguna importancia, o incluso, en donde la competencia no existe, pues “un océano azul” es la construcción o el hallazgo de un nicho y/o una propuesta de producto o de mercado que hoy no existe o al menos no es imaginada.
Cuando los colonizadores o los pioneros incursionaban en busca de nueva tierra, se movilizaban hacia los terrenos más agrestes e inhóspitos, arriesgándolo todo. Para ellos, las inclemencias del entorno y la violencia de grupos humanos beligerantes eran circunstancias y desafíos a resolver pero no un motivo suficiente para abandonar su búsqueda ni ceder el terreno adquirido a nadie. Su tierra era valiosa, porque en ella se fincaba el basamento de su desarrollo. En la medida en que afirmaban su posesión y dominio sobre un campo, descubrían recursos, vocaciones, atributos y posibilidades que hacían que su tierra valiera más. Si un colono abandonaba su tierra o sus sueños, con toda seguridad otro se apropiaría de ellos, pero el coraje provenía de su visión, su fortaleza era del tamaño de sus sueños y sus empresas tan grandes como su voluntad.
¿Qué tiene nuestra Comarca de grande para apostarnos con todo por ella? ¿Por qué es tan especial este espacio que resulta atractivo para quienes hoy deciden apropiarse de ésta y desalentar cualesquier otro emprendimiento?. Su ubicación, nuestra tierra está justo al centro del norte del país, colinda con el principal mercado del mundo y la conectividad de este punto es estratégica, pues sus comunicaciones la posicionan como un nuevo Panamá. Su potencial energético, la capacidad de hacer de nuestro espacio un lugar en donde la energía eléctrica  a partir de fuentes renovables es  enorme y con las tecnologías disponibles ésta podría resultar no solo más económica sino inagotable. Su altura, que la posiciona en un punto en donde, frente a la amenaza de una nueva conformación territorial derivada de las inundaciones y pérdidas de tierra continental en el sur del país, previsibles  por el calentamiento global, harían de nuestro territorio un lugar seguro y atractivo. Su clima que, aunque al parecer inclemente es propicio para el aprovechamiento pleno del tiempo en materia de eduteinment y emprendimientos, culturales, deportivos u hospitalarios y así,  podría continuar con una infinidad de atributos, pues esta tierra es un gran océano azul, pero hay que aprender a encontrarlo.
Es importante que nos preguntemos no sólo por el valor actual de esta tierra, sino por el potencial que la misma nos ofrece y es fundamental que la abracemos y defendamos con todo, pues ésta tierra es nuestra y es todo un océano de posibilidades, pero hay que salir a pescar.


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx