Punto de Equilibrio

Indolencia

Hace unos días, platicando con algunos miembros de la familia sobre el dolor, se suscitó una discusión sobre este mecanismo de alerta que se activa en cada uno de nosotros cuando nuestro sistema nervioso detecta que existe una condición que amenaza o pone en riesgo nuestra vida o nuestra integridad física, detonando una serie de reacciones para alejarnos o protegernos del peligro.En medio del debate, alguien preguntó: ¿Los insectos sienten dolor? Y tras discutir sobre la complejidad de su sistema nervioso, la bióloga del grupo profundizó y explicó: Sí el dolor es esencial para la sobrevivencia de los seres vivos aún y cuando posean el más rudimentario de los sistemas nerviosos. En los seres vivos más complejos, el dolor es una percepción vinculada a la sensación. Se origina cuando neuronas receptoras llamadas nociceptores, son estimuladas por la presencia de algún daño en los tejidos y se liberan varias sustancias en torno a éstas, que a su vezlas llevan, a liberar otras sustancias químicas que envían un mensaje de alerta por la médula espinal hasta el tálamo, en donde dicho mensaje es distribuido a diversos centros nerviosos para su interpretación o decodificación y así, este mensaje puede llegar a la formación reticular en donde se dispara una condición de alerta o puede ir hacia la amígdala en donde hay una interpretación o respuesta emocional. Las moscas de la fruta son quizá el único insecto que posee nociceptores, pero los otros insectos,  tienen hormonas que les permiten sentir y responder de forma semejante frente al entorno con dolor, pero este dolor no necesariamente implica sufrimiento o una carga emocional. Por ejemplo en nuestros pulmones hay nociceptores que frente al peligro o un daño de tejidos  no reaccionan  emocionalmente o con sufrimiento sino  detonando un proceso de tos.Muchas de nuestras decisiones individuales o colectivas se toman con la intensión de evitar el dolor o el sufrimiento, cuando éste es una condición natural asociada al desarrollo y a la conservación de la vida, la integridad física o la salud de un individuo o de un sistema. Una sociedad indolente, es decir, aquella que no reacciona frente al peligro, corre el riesgo de morir o extinguirse sin darse cuenta, en contrasentido, puede enfermarse al generar estados de hiperreactividad o puede conducir a la generación de condiciones alteradas e irreales al procurarcrear o sostener una sensación de bienestar artificial. Cuando un organismo ha sido expuesto permanentemente al dolor, se generan también desórdenes emocionales sistémicos que detonan procesos autoinmunológicos como el cáncer, pues el organismo que asume un estado temporal de alerta como una condición permanente, seguirá produciendo  químicos que le serán contraproducentes. ¿Qué le duele a nuestra Sociedad? ¿Cómo debemos reaccionar frente a ello? 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx