Punto de Equilibrio

Apología por la vida

La vida, es el don más preciado que existe en todo ser viviente, es la existencia misma de su ser. En los humanos, es la condición primordial  y el principio fundamental en el que se da toda dignidad, facultad y estado. Sin vida no hay sujeto, ni derecho alguno, ella nos ha sido otorgada con anterioridad por un orden superior al de los humanos y sus leyes y no la otorga el Derecho, sino que siendo anterior al Derecho, a éste sólo le corresponde reconocerla y salvaguardarla sobre todo, si la descuida, si permite que se atenta contra ella, todo se pierde y todo, todo estaría permitido. No es un asunto de fe, ni de credo, ni de ideología, es un hecho primordial y el fundamento de la civilidad y la razón. Si alguien atenta contra ésta, atenta contra todo principio. Peor aún, si el que lo hace es quien ha sido confiado para el cuidado de la Ley, la Justicia y el Orden, no merece tal encomienda y su representación debe ser revocada y ser sujeto de todo nuestro repudio.  Tanto en la Declaración Universal de Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948, signada por México, en su preámbulo y artículos: 2.1, 3,5, 6, 25.2 y 30; como en Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del 16 de diciembre de 1966, signado por nuestro país, en su preámbulo, artículos 2, 10.2, 10.3,  12.1, 12.2 y 12.2, a ;  en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del 16 de diciembre de 1966, en su preámbulo y artículos 3.1, 7, 9.1, 16,  17.1, 17.2,20.2, 23.1,24.1 y su declaración interpretativa; cómo en La Convención Americana sobre Derechos Humanos de Dan José de Costa Rica del 22 de noviembre de 1969, también signados por México, en su preámbulo y artículos: 1.2,3,4.1,5.1,5.2,7.1,11.1,11.2,11.3,17.1,17.5,19,24,27.2,29,29b, 29 c, 29d,32.1 y 32.2; se defiende a la vida del ser humano desde su concepción y se le tiene por persona y por nacido. Estos acuerdos, pactos y tratados internacionales tienen una alta  jerarquía en nuestro sistema normativo y no pueden ser ignorados, como tampoco nuestra Carta Magna, La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que en sus artículos: 1, 4 párrafo 3, 4, párrafo 5, 14 párrafo 2, 16 y 22 párrafo 3., pero sobre todo también  en su espíritu y desde la  intencionalidad del legislador,  la defienden como el más alto de nuestros valores. Y expongo lo anterior porque, Coahuila es un Estado de Vanguardia. Ha defendido la maternidad de adolescentes y les ha dado apoyo para que durante su embarazo y en los primeros años de nacimiento no les falte lo indispensable para su bebé, ha protegido a la vida. Sin embargo hoy, se vuelven a escuchar las voces retrógradas y populistas que mal informadas o malintencionadas, no lo sé, pero ambas irracionales, pretenden retomar el tema de la aprobación del aborto, según algunos, para mantener a la población distraída en el debate de lo absurdo o inconcebible por intereses distintos a los de la razón y el derecho, pero me resisto a creer que nuestros legisladores sean tan torpes o malvados  para pensar en esto. Si verdaderamente nos representan y quieren continuar legislando a la vanguardia que lo hagan en serio, que hagan lo que otros no hacen, que defiendan  con todo a la vida desde su concepción, que pugnen por un derecho responsable y comprometido y reconozcan los derechos del bebé no nacido, desalienten la sexualidad irresponsable, fomenten los valores y la civilidad que es lo que verdaderamente necesitamos para fortalecer a nuestra nación, Estado y a sus instituciones, legislen para facilitar el sistema de adopción, defiendan los derechos de la mujer para que no sea violentada por nadie, para que no haya paternidad irresponsable, pero por favor no caigan en esta vorágine absurda y perversa que en los eufemismos pretende justificar lo injustificable. Tengan la seguridad de que si defienden la vida, fortalecerán todas nuestras instituciones, sino cargarán con la animadversión y el descrédito de muchos, empezando por un servidor, que es nadie, pero respeta profundamente la vida y la defenderá con todo y desde aquí les invita a ustedes, nuestros legisladores y a todos, a hacerlo. 


puntodeequilibrio30@yahoo.com.mx