Tercer Grado

Morena vs. independientes

De cara al 2018, una pregunta clave es qué impacto pueden tener los candidatos independientes. En un escenario, podrían arrollar a todos los partidos, como lo hizo El Bronco en Nuevo León. Otra posibilidad es que no ganen pero sus votos alteren los resultados electorales. Ningún partido está exento de ser mermado por estos candidatos. Pero me parece que Morena podría ser el más vulnerable.

En colaboraciones previas he planteado que el mercado electoral está fracturado. El Pacto por México unió a PAN, PRI y PRD, diluyó sus diferencias y los hizo aparecer como parte de un mismo sistema. Esta unión y el descrédito de los partidos dejaron un enorme espacio para Morena. Conceptualmente he sostenido que por su discurso contra los partidos y la corrupción política, solo los independientes pueden competir con Morena por los electores ubicados en ese espacio.

Una revisión de las encuestas recientes de Consulta Mitofsky arroja evidencia en este sentido. En una primera aproximación, observamos que cada vez hay menos electores alineados con los tres grandes partidos y más identificados con Morena o con candidatos independientes. Estamos ante una desalineación a favor de nuevas identidades “antisistema”.

La cercanía entre estas dos opciones en ascenso la podemos apreciar en los datos de segundas preferencias. Aquí encontrarnos que entre todos los electores, los de Morena son los más propensos a optar por los independientes como segunda opción. Para dimensionar: mientras casi 20 por ciento de ellos optaría por un independiente en una segunda vuelta, ni siquiera 2 por ciento de los perredistas tomaría esa decisión.

Pero la evidencia más importante de que Morena podría perder apoyo ante estos candidatos se obtiene al cruzar las intenciones de voto en 2018 con la probabilidad de que a la hora de votar alguien se incline por un independiente. Los electores de Morena son los más proclives a tomar esa decisión: casi 70 por ciento de ellos manifiesta que es muy o algo probable que vote por un independiente. En el resto de los partidos esa probabilidad ronda 50 por ciento.

Todos estos datos apuntan en una misma dirección: Morena y los independientes compiten por un mismo electorado. No sé si los partidos tengan datos similares. Pero no hay duda de que cuando acogen a los independientes, lo hacen pensando en Andrés Manuel López Obrador.