Tercer Grado

Candidatos y medios en EUA: la apuesta por la confrontación

En el discurso para celebrar su victoria en Iowa, Ted Cruz dijo que “el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos no será escogido por los medios”. Del lado demócrata, Bernie Sanders sostuvo que el apoyo que recibió era “un mensaje profundo (de rechazo) a los poderes establecidos en la política, la economía y los medios”. Esos discursos sintetizan una de las características distintivas de este ciclo electoral en Estados Unidos: la confrontación abierta de los candidatos con los medios de comunicación.

Desde los primeros debates republicanos, los candidatos pusieron la mira en los medios. Ted Cruz acusó a los moderadores de la cadena CNBC de solo buscar una “pelea callejera”, Donald Trump se mofó de las preguntas “ridículas” de los periodistas y Marco Rubio dijo que los medios eran tan solo un super-PAC de Hillary Clinton. El resultado, a decir de CNN, fue “carne fresca para la base conservadora que desconfía de los medios tradicionales”.

Trump es quien más ha recurrido a este expediente para apuntalar su candidatura. Su artillería la dirigió contra Fox News y su conductora Megyn Kelly, a quien después de un debate la acusó de sangrar por los ojos y “por otras partes”. En otros momentos, hubiese sido impensable un choque de un candidato republicano con un medio conservador. También habrían sido devastadores para una candidatura la misoginia, el racismo y la xenofobia de Trump.

Pero los tiempos han cambiado. Hay enojo y hartazgo con la política y los políticos tradicionales. La desconfianza hacia todos los medios (prensa escrita, radio y televisión) está en su punto más alto desde que se tiene registro. Las redes sociales han abierto nuevos canales de comunicación entre candidatos y electores.  En esos canales se festeja la crítica contra los medios tradicionales.

Por ello no sorprende que los candidatos anti-establishment apuesten a que este choque les sume votos. Una apuesta que tiene sus riesgos. Hay estudios que sugieren que Trump perdió Iowa por no asistir al segundo debate de Fox News. Sí, porque aun cuando los tiempos han cambiado, los medios tradicionales todavía cuentan. ¿Qué tanto? Eso lo sabremos en el curso de los próximos meses.