Cartas del Desierto

Cuando un puro no es más que un puro

Amiga: déjame que te comparta algunas de mis experiencias como terapeuta y por tanto, como consultante.

Tal parece que hoy día, el gremio del mundo psi, ha volcado todo su interés en su fascinación por las ciencias biológicas, en tanto que posibles mas no totalmente demostrados  determinantes del comportamiento humano.Me veo obligada a decirte que los chamanes de nuestro tiempo se han olvidado de considerar el profundo sustrato filosófico que subyace en la construcción del edificio teórico de la psicología.

Si bienno todas, muchas de las dificultades psico -afectivas de las personas tienen su origen en problemas existenciales no resueltos, en anhelos que no les ha sido posible satisfacer, o en una experiencia de sentimiento de falta…de imposibilidad de realización en su proyecto de vida.

Así aquello que tuvo su origen en una dificultad  de índole existencial, suele tornarse en un trastorno de ansiedad y depresión en una manía  obsesivo—compulsiva o bien en una suerte de combinación entre ambos. 

En otras ocasiones, el sujeto desarrolla un sentimiento de suspicacia extrema , de inseguridad y baja autoestima y un empobrecimiento de su autoconcepto.

Entonces es cuando el sistema nervioso se resiente y enferma…la persona “sufre un quiebre”, o bien para usar un lenguaje técnico “un trastorno neurobioquímico o neurobiofísico”, como consecuencia de la acción continua del evento traumático que al no haber sido resuelto de manera adecuada, se convierte en una carencia de personalidad, que se intensifica.

Por esto sostengo, que es necesario que comprendamos en dónde radica el origen de aquello que aqueja a las personas con quienes trabajamos.Te comparto que en ocasiones me violento, cuando algunos psicólogos pretenden construir  un enorme edificio de patologías diversas, ahí en donde únicamente existe una asignatura pendiente.No cabe duda alguna de que la silla de Freud ha quedado vacía y no habrá quien pueda ocuparla. 

Esto lo digo a colación de esa sencilla pero famosa oración que él dijo un día de tantos…”No olvidemos, que a veces un puro no es otra cosa más que un puro”.Cuidémonos de no buscar complejidades ahí en donde no las hay, cuidémonos también de evitar que nuestros consultantes se conviertan en un recipiente más de nuestras proyecciones y cualquier otra hilacha no resuelta en nuestras vidas. 


cabramontes57@gmail.com