Cartas del Desierto

Carta a quien lo necesite

El día de hoy quiero escribirte a ti amigo mío, quien tal vez sufres de alguna adicción o bien, eres una persona dependiente y co-dependiente.

Siempre hay alternativas para subir cuesta arriba, salir del abismo y conquistar la liberación.

Hoy día existen diversas vías  que hacen posible que las personas como tú  sean capaces de obtener la salud mental y física y así recuperar la energía perdida y reconquistar los espacios sociales y familiares que tal vez hayan sido dañados en virtud de la enfermedad que padeces tú.

Entre ellos podemos citar: los grupos de alcohólicos anónimos, los grupos de comedores compulsivos anónimos,  los grupos de jugadores anónimos, los grupos de familias quienes han sido víctimas o bien  victimarios de la violencia de género, intradoméstica  o étnica. También han surgido algunos grupos de personas quienes han sido objeto  del maltrato laboral o escolar.

En nuestro país existen también los centros de integración juvenil, clínicas y centros de rehabilitación particulares y algunas otras instituciones que ayudan a que estas personas logren rehabilitarse.

Lamentablemente el gobierno mexicano, no ha dimensionado de manera adecuada las consecuencias que traen consigo las adicciones y por ello, no han destinado inversiones substanciales en la construcción de clínicas y centros  de recuperación de adicciones y enfermedades mentales.

Es de todos sabido que cuando una o varias personas de una familia padecen de alguna adicción, toda la familia se contamina y sufre los efectos nocivos y dañinos de la misma.

Entonces vemos que las relaciones familiares, se convierten en relaciones de dependencia y de co-dependencia.

Muy frecuentemente, las personas como tú  quienes viven una problemática de este tipo, suelen transportar ese mismo tipo de conductas a todos los demás entornos en los cuales se mueven.

Si el tú  has sido víctima de la violencia por parte de tus  padres, sin duda alguna de manera inconsciente, reproducirás ese tipo de conducta en la relación con su grupo de iguales y con sus superiores.

En el caso de las personas  quienes como tú  son adictas, no es difícil pensar que  corran el riesgo de perder la salud mental y física, el  trabajo, el  patrimonio e incluso a su familia.


cabramontes57@gmail.com