Cartas del Desierto

Carta para Margarita

Hoy he decidido enviarle una

carta a Margarita, amiga y comp-

añera entrañable de mi madre.



Hermosa y digna, siempre a la moda, cuidadosa de no perder en algún momento  las buenas costumbres y la delicadeza de trato.

Esposa siempre devota, madre de siete hijos, les ha entregado siempre lo mejor de sí misma.Un tanto vanidosa y consentida por la vida camina despacito y con dificultad…Ah, pero jamás hará uso del bastón.

¡Eso es inadmisible le resta lozanía! Margarita es  hermosa al tiempo que discreta, como la flor que le describe--flor que carece de aroma y de colores exóticos.Margarita el color de tu  tez es  blanco como tus pétalos y tu  corazón ardiente como el tono amarillo de tu centro.Te ilumina la luz que emana de ti misma,  bengala--centellante más nunca efímera y volátil, nunca perecedera.

A tus noventa años la vida no te cansa, te muestras siempre alegre y animosa.

Ah y no se trate de salir de compras, porque no hay algo que escape a tu mirada.Tus hijos maduraron, crecieron y cada uno ha seguido su camino, cada uno  ha ido forjando su destino. Margarita, flor que no se deshoja para decir te quiero o  no te quiero…sencilla y llanamente quiere…ama.

De manos pequeñitas y voz dulce y serena, Margarita canta aún en  alemán aunque no sepa la lengua.

Margarita, margarita…siempre discreta al tiempo que coqueta.

Flor que no se marchita--de alma inquieta.No has deshojado tu flor, porque tu vida aún reposa en silenciosa espera…espera, espera que para cada día aguarda un nuevo lienzo para que pintes flores  multicolores en tonos de color pastel.Margarita despierta, el día despunta en brillante alborada…Y tú la pintas ahora con los lilas, los azules y los rosas.

Ahora con el naranja intenso del sol, bola mágica de fuego y mientras tanto a ti, absolutamente nada se te escapa…todo lo captas.Recorres el pincel y acaricias el lienzo. ¡Ya quedó listo ese es justamente el cuadro que he puesto en mi casa! 


cabramontes57@gmail.com