Voces Ibero

Nuevas aproximaciones a la antropología psicológica

Hoy día, la ciencia avanza con una celeridad vertiginosa de tal manera, que ya no nos es posible dejar de estudiar, ponernos al tanto en relación con nuestro oficio.La psicología, ha dejado de ser una disciplina meramente humanística, cuyo sustento se encuentra en la filosofía, para ser más una disciplina vinculada con las ciencias biológicas.Empero, en nuestra época es inútil pretender que un área de la ciencia permanezca aislada y desvinculada resto del conocimiento.En nuestros días la psicología está vinculada con la genética, las neurociencias, la filosofía,la antropología, la física, la química y la biología molecular.Esto ha hecho posible, que el consultor aborde la problemática del sujeto, desde todas las condiciones de posibilidad que hayan sido causa eficiente, formal y final del problema a tratar.Si bien es verdad, que “la silla de Freud” ha quedado vacía y que nunca alguien más la podrá ocupar, también es cierto que no podemos quedarnos varados allí pues toda vez que disponemos de nuevas herramientas tecnológicas, mismas que nos permiten observar el cerebro y en general el sistema nervioso con una claridad enorme. Esto ha posibilitado el desarrollo de nuevas técnicas terapéuticas y psicofarmacológicas, para el tratamiento de algunos de los trastornos de la época.De otra parte, la antropología ha desvelado una serie de mitos, que permiten distinguir entre aquello que consideramos sano o enfermo en los diferentes entornos étnicos y socio-culturales. Desde la óptica de la etnopsicología y la etnopsiquiatría, algunos comportamientos que son absolutamente sanos y pertinentes en un determinado contexto de vida, resultarían bizarros en el entorno de una realidad socioantropológica diferente.Lo mismo ocurre, con el modo de operar del pensamiento humano. P.ej. los habitantes del desierto mexicano, podemos apreciar una cantidad mucho menor de tonos de colores, en relación con aquellas personas, quienes habitan en regiones más exuberantes en vegetación y el  comportamiento y algunas conductas  de las personas, pueden parecer mucho más agresivas e incluso bruscas, la lucha por la sobrevivencia es mucho más intensa y las demandas de competitividad en la producción son mucho mayores, lo cual genera mucho más tensión en las personas.Por ahora y en virtud de la cortedad del espacio de que dispongo para escribir este artículo, deberé dejar aquí lo que en realidad será un extenso análisis del “estado del arte” de las disciplinas que conciernen al tratado de la persona.