Voces Ibero

Contracultura

Fue en los años sesenta, cuando un enorme contingente de pensadores,  mostraron su rechazo, frente a la emergencia de la bestialidad del monstruo que recorrería el mundo.Y fue así, como surgió el movimiento contraculturalista. En el planeta, las minorías pensantes, alzaron sus voces, en contra de un sistema económico, que parecía estarnos conduciendo cada vez más, hacia la muerte.El peso inclemente de las grandes corporaciones multinacionales y la polarización de la riqueza en todos los países del mundo, traerían consigo el colapso de la economía.La revolución científico tecnológica, si bien habría de traer un sinfín de beneficios para la humanidad, también representaría un poderoso enemigo para ésta.El deterioro del ecosistema global, la proliferación de enfermedades generadas por el aumento de la celeridad en el ritmo de vida de la sociedad mundial y la alborada del surgimiento de la sociedad del conocimiento, habrían de dejar fuera de competencia, a un enorme contingente poblacional.La alborada del cambio de época, hacía un llamado enfático a la comunidad del conocimiento, para que más pronto que tarde, se apresurara a proponer un modelo alternativo de vida—un modelo en pro de la vida. El movimiento contracultural ha ido creciendo y se ha ido haciendo cada vez más robusto y más visible y sus propuestas irrefutables.El conocimiento, ha dejado atrás el concepto de súper—especialización, para dar paso a la complementariedad ineludible entre las artes, la técnica y la ciencia. La agricultura radical o autosustentable, está ganando terreno sobre el concepto de agricultura intensiva e invasiva. La medicina no oficial o alternativa, como también se le ha definido, le ha ganado terreno a la voraz industria de la medicina alópata. La práctica de algunas  disciplinas psicofísicas, se ha vuelto común y ha hecho más angosto el camino, del robótico escenario de los gimnasios.A la velocidad sin sentido, se ha opuesto la disminución de la misma y al deseo de imposición de un determinado estilo de vida, mismo que la sociedad ha definido como correcto, como si hubiera sido en un instante, se le ha puesto justamente en frente la diversidad.El concepto de normalidad  ha cambiado y ya no hay cánones o reglas fijas.Todo es producto de la contingencia, puede ser o no ser. El concepto de absolutismo y los dogmas, sencillamente ya no caben.