Sí contamos

Voltear la mirada

Grupo Vida emprendió sus propias búsquedas para encontrar a sus desaparecidos desde enero del 2015.  Su desolado andar ha traído consigo terribles noticias para la Comarca Lagunera. 

El ejido Patrocinio en San Pedro de las Colonias se convirtió en un tiradero de restos humanos. En abril de 2015, el Grupo Vida reportó los primeros hallazgos. De la fecha hasta ahora se siguen encontrando evidencias. Lo ocurrido allí debe captar el interés colectivo y hacernos voltear la mirada. Llevarnos a la reflexión.

¿En qué sociedad vivimos? ¿Dónde están nuestros intereses? ¿Qué paso? ¿Por qué no nos dimos cuenta? ¿Por qué decidimos callar? ¿El temor nos paralizó? ¿El miedo puede justificar los actos de omisión y falta de solidaridad? ¿Quién se beneficia con el silencio?

La investigación periodística del portal de noticias de Eje Central titulada Patrocinio, campo de exterminio, se refirió al caso como “la fosa clandestina más grande que se ha encontrado en el país” por la cantidad de restos humanos que podrían hallar en la zona.

Hasta ahora ni la Procuraduría General de la República ni la Procuraduría de Justicia de Coahuila, han detallado que sucedió. Son las familias que integran el Grupo Vida las que han intentado reconstruir la verdad por más dolorosa que resulte.

Sin embargo, no sólo las dependencias y el Estado deben rendir cuentas por lo sucedido, la sociedad en su conjunto también está obligada a no quedarse callada. Si no somos capaces de preservar lo más valioso que es la vida, entonces ¿qué nos motiva?

Los coahuilenses sabemos muy bien que ser permisivos no nos ha conducido a un mejor camino. Al contrario, a las inconformidades “comunes”, debemos sumar “un campo de exterminio” que funcionó en nuestras propias narices.

Es momento de vernos con una mirada más compasiva. 


Twitter: @nonobarreiro