Sí contamos

Seguimiento de un informe de gobierno

En los próximos días el gobernador de Coahuila Rubén Moreira Valdez leerá su quinto informe de gobierno al Congreso Estatal.  Será inevitable que la sociedad critique el contenido el mensaje que dé Moreira Valdez, pues más allá de las acciones emprendidas, sobre el personaje pesa la sombra de corrupción que dejaron las empresas fantasma y “el hermano incómodo”.  

Con una administración con recursos limitados derivados de un endeudamiento que continúa creciendo, resulta oportuno utilizar los mecanismos existentes, y no desaprovechar la ocasión para que se logre hacer un análisis objetivo del informe que fue entregado al Congreso, desde la semana pasada.  

Son las diputadas y las diputados quienes tienen la responsabilidad de valorar el contenido del documento y determinar si llaman o no, a comparecer a los representantes de las distintas Secretarías en caso de detectar irregularidades. 

Por eso los congresos juegan un papel importante para que este mecanismo de rendición de cuentas pueda funcionar.  De acuerdo a la ley son ellas y ellos los responsables de pronunciarse y ejercer un contrapeso real al informe dado por el ejecutivo. 

Otro aspecto importante es la publicación del informe en un formato abierto, es decir descargable, con indicadores claros,  y cifras que se puedan utilizar. En este punto el trabajo periodístico de los distintos medios de comunicación es clave para que la ciudadanía pueda tener una valoración justa del desempeño de su gobierno.

Desde la sociedad civil es fundamental involucrarnos en las discusiones y demandar a los representantes del Congreso el complimiento íntegro de sus funciones. 

En pocas palabras se tiene que ir más allá del acto protocolario y del discurso del gobernador. El seguimiento que pueda darse desde los distintos sectores de la sociedad es indispensable para consolidar un ejercicio verdadero de rendición de cuentas. 



Twitter: @nonobarreiro