Sí contamos

Primero y diez de la Ley 3 de 3

La meta fue superada. 309 mil 476 firmas fueron recabadasy aún faltan algunas por contabilizarse.  El pasado 17 de marzo, ciudadanos y organizaciones civiles realizaron la entrega al Senado de la República de la Iniciativa de Ley 3 de 3, que exige que los servidores públicos de todoslos niveles de gobiernos hagan pública tres declaraciones: La patrimonial, la de conflicto de interés y la fiscal. 

Los ciudadanos dieron muestra de articulación y entusiasmo. Fueron capaces de conjuntar esfuerzos y pasar, con una sencilla estrategia, de la queja a la acción. La actividad se socializó rápidamente y permitió que miles de personas pudieran trabajar de forma colaborativa hacia un solo objetivo.

Los que nos dimos a la terea de juntar firmas, descubrimos que hombres y mujeres de todas las edades vencían la apatía, y con su firma se sumaban a la tarea de defender algo que es justo: Que el patrimonio de los servidores públicos quede a la vista, para inhibir así la corrupción.

Cierto es que, al principio, hubo cierta suspicacia de parte de algunos ciudadanos: “Me suena a que esto es algo del PRI o PAN”, “¿Quién los mandó pedir firmas?”. Pero, vencidas las resistencias, la actividad sirvió para crear consciencia del papel de los ciudadanos y de la importancia que tienen los asuntos públicos, para la vida de todos.

Al inicio, también hubo timidez, pero el ánimo fue creciendo en la medida en que la convicción de estar haciendo algo que valía la pena también lo hacía.  “Hace más un azquel andando, que un gigante parado”. El refrán evoca lo que nos está ocurriendo: Cualquiera, por muy pequeño y débil que sea, hace más que alguien muy grande y poderoso que, sin embargo, no hace nada. 

La reunión de firmas para la iniciativa de Ley 3 de 3, tiene como primer gran resultado la lección para nosotros los ciudadanos: Debemos actuar. El lamento sin la acción propositiva es un lujo en estos tiempos. Quienes ocupan los altos cargos institucionales están demasiado cómodos como para querer cambiar. Somos los ciudadanos quienes sistemáticamente estamos pagando los platos rotos de la corrupción y la ineficiencia gubernamental.

Si se aprueba o no la Ley 3 de 3 es algo que ya no está de nuestro lado. Hicimos lo que nos tocaba. Les toca a los Legisladores actuar. Si no hacen su parte, nosotros ya aprendimos: Actuamos. No hemos anotado, pero logramos un primero y diez. 


Twitter @nonobarreiro