Sí contamos

Poder legislativo en deuda con la transparencia

Una vez más México obtiene una nota reprobatoria. En esta ocasión la mala calificación es para el poder legislativo, y justo en su pata de palo: la transparencia. De acuerdo al Índice de Transparencia Legislativa 2016, el Congreso alcanzó un 54 por ciento. Países como Guatemala y Ecuador lo superan en los indicadores, con 60 y 56 por ciento respectivamente. 

El índice tiene como finalidad analizar información relevante sobre los poderes legislativos y monitorear las tareas que desempeñan los países latinoamericanos en materia de transparencia y acceso a la información pública, con una perspectiva ciudadana. Se tomaron en cuenta indicadores claves como: Normatividad; Labor del Congreso o Asambleas; Presupuesto y Gestión Administrativa; y Participación y Atención Ciudadana. 

Pero ¿qué aspectos tienen a las cámaras de diputados y senadores inversos en este bache de opacidad? El estudio destacó que México tuvo un ligero avance en los últimos años, debido a las mejoras del nuevo marco normativo relacionado con la transparencia, el cual considera el uso de datos abiertos y mayor difusión de la información hacia la ciudadanía. Sin embargo, aún no existe una regulación para las oficinas de vinculación y atención ciudadana. 

En cuanto a su desempeño, el congreso incumple con el requerimiento de la Ley de Federal de Transparencia en torno a la información pública de oficio, es decir el poder legislativo está obligado a presentarla en sus sitios web, pero no lo hace.  Tampoco tiene visibles las convocatorias a concursar para sus plazas, ni transparenta información de asesores y staff parlamentario. Por lo tanto, la ciudadanía no puede valorar el nivel profesionalización de la estructura de apoyo de los grupos parlamentarios. 

El informe también señaló una falta de difusión de información sobre los perfiles y la actividad de los legisladores. Además de la necesidad de mayores mecanismos de participación ciudadana. 

Así es como los diputados y senadores están en deuda no sólo con la transparencia, sino con la ciudadanía. 


Twitter: @nonobarreiro