Sí contamos

Sobre los ‘Papeles de Panamá’

La reciente investigación periodística denominada los ‘Papeles de Panamá’, que dejó al descubierto que jefes de Estado, políticos, artistas, nobles y deportistas usan paraísos fiscales para ocultar su patrimonio o pagar menos impuestos, nos recuerda la importancia de seguir generando mecanismos para alcanzar condiciones mínimas  de transparencia y continuar con la defensa del derecho de acceso a la información.

Pero, esa batalla debe seguir dándose en todos los escenarios posibles, incluso por las vías no institucionales. Ahora la muestra la dio el trabajo de periodismo colaborativo encabezado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), al usar una filtración con información del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca, empresa especializada en derecho comercial y creación de estructuras internacionales offshore.

Sorprende, por cierto, la postura del gobierno mexicano, que parece estar más ocupado en desestimar y desacreditar la investigación periodística, obviamente por vías extraoficiales, que en indagar sobre la posibilidad de que exista un delito que vaya más allá de la evasión fiscal.

La investigación no solo deja al descubierto que los ricos y poderosos buscan la forma de evadir sus responsabilidades, sino el impacto que tienen las finanzas offshore en el mundo. De esto surgen preguntas inquietantes ¿A dónde van parar las grandes cantidades dinero que salen de los países a paraísos fiscales? ¿Cuáles son los intereses ocultos de quiénes consideran necesario crear una ‘empresa de papel’?

Ante esta situación, tal vez lo de menos es que exista evasión fiscal. Mossak Fonseca ha tenido clientes involucrados en casos de pedofilia y corrupción a gran escala, y pese a ello los responsables legales han guardado silencio, porque perece que el dinero todo lo calla.

Detrás de cada evasión fiscal, hay vidas afectadas y las historias de las víctimas. Las operaciones opacas en el manejo financiero abren la puerta al crimen organizado, al financiamiento de guerras y a la concentración exacerbada de riqueza, que se traduce en una brecha profunda y dolorosa de desigualdad social.

En esta ocasión el periodismo colaborativo dio el golpe a gran escala y los involucrados se defenderán dándonos una probadita del despliegue de todos sus recursos y poder.  Esto apenas comienza.


Twitter: @nonobarreiro