Sí contamos

Obra pública: hoyo negro del gobierno

Los hoyos negros de las administraciones municipales, estatales y federales, son sus presupuestos destinados a la obra pública. Los calendarios no se ajustan al programa, los estimados de inversión por lo general suben y las emergencias suelen no preverse.

El gobierno mexicano reprobó con 3.7, en escala de 0 al 10, en transparencia presupuestaria destinada en obra pública, según la métrica realizada por la organización México Evalúa.

El 60 por ciento de los fallos de las licitaciones de obra no están publicadas, la información carece de calidad y no es de fácil interpretación para los ciudadanos, detalla el estudio.

Si los fallos de las licitaciones no están publicados significa que desconocemos por qué se adjudicó la obra a determinado contratista y el proceso que llevó a cabo para su designación. Es decir que no tenemos parámetros para evaluar si se dieron condiciones de competencia real en la elección de proveedor.  Estos aspectos se han convertido en un obstáculo difícil de vencer a la hora de mostrar un interés específico en la búsqueda de información y usarla en beneficio de la sociedad.

Además de no pasar ni de panzazo, la inversión en obra pública es ineficaz e ineficiente, pues aunque los recursos públicos dirigidos a la inversión física han aumentado en términos reales desde 2009 y el valor de esta inversión ha disminuido.

Todos estos aspectos contribuyen a propiciar un terreno fértil para la corrupción, pues ignoramos gran parte del destino de los recursos públicos invertidos en obras costosas, y a veces hasta inútiles.  El resultado son obras de baja calidad y poca rentabilidad.

Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, advirtió que el ciclo de contratación de obra, inicia con la etapa de planeación que coincide con los tiempos de las campañas electorales. Desde ese momento, los candidatos buscan afinidades con la promesa de beneficiar a algunos empresarios. Votos por obras, o bien, jugosos contratos obtenidos con licitaciones a modo.

Un agujero negro absorbe todo hasta el paso de la luz. Perfecto comparativo con lo que sucede en México, en cualquier entidad o municipio, con respecto a la obra pública. 


Twitter: @nonobarreiro