Sí contamos

Gobierno espía

El laboratorio interdisciplinario Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá, y las organizaciones Article19, R3D: Red de la Defensa de los Derechos Digitales y SocialTIC, realizaron una investigación que ocupó la primera plana del New York Times, sobre el uso de un malwere  (software malicioso) que tenía como objetivo espiar los teléfonos celulares de periodistas, académicos y defensores de derechos humanos en México.  Según el diario estadounidense cada licencia de infección tiene un costo de alrededor de 77 mil dólares (cerca de un millón 400 mil pesos) provenientes del erario público. NSO Group es el nombre de la empresa que provee de este servicio a la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.  

El corporativo específica que el software está a la venta sólo a gobiernos para usarlo en el combate a terroristas, crimen organizado y narcotráfico. Sin embargo, en México se emplea para husmear a la sociedad más crítica, justo esa que nos ayuda a ver las cosas desde una perspectiva distinta a la versión oficialista.   

Pero ¿por qué es grave que el gobierno espíe a activistas, periodistas y defensores de derechos humanos? Porque viola nuestros derechos de forma sistémica. Es decir, afecta nuestro derecho a saber, transgrede la privacidad de otros, intimida a los implicados y lacera los principios de una sociedad democrática.  En últimas fechas el gobierno mexicano a todos sus niveles se ha convertido en especialista en confundir y engañar a la población, sin importar que para ello se disponga de los recursos públicos. Ahora no sólo se conforma con difundir información a modo, sino que emplea el bien público para pagar sofisticados mecanismos de espionaje, en contra de todo aquel que se atreva a cuestionar su desempeño. 

El gobierno mexicano debe rendir cuentas. ¿Por qué espía a periodistas, activistas y defensores de derechos? ¿Existen órdenes judiciales para hacerlo? De ser así ¿quién las autorizó? ¿Con qué fin? ¿Qué hace el INAI para proteger los datos personales? ¿Por qué se gastan grandes cantidades de dinero para espiarlos?  ¡Cuidado! Hoy en México se perpetran crímenes de Estado y de lesa humanidad, fraudes electorales, violaciones a la libertad de expresión y actos de corrupción en total impunidad. Estamos más cerca de un gobierno autoritario y dictador, que de uno que privilegie los principios democráticos. 


Twitter: @nonobarreiro