Sí contamos

Costoso fiasco

El pasado 05 de mayo entró en operación la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), cuyo beneficio principal anunciado es que los usuarios podrían hacer solicitudes de información a todos los sujetos obligados considerados en la nueva Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Han pasado más de 10 días y las fallas en el sistema persisten.

La plataforma fue presentada como una sistema complejo y ambiciosos que permitiría a los ciudadanos ejercer su derecho de acceso a la información cuestionando a más de 250 sujetos obligados de nivel federal y a más de 8 mil 500 dependencias federales, estatales, municipales, partidos políticos y organismos autónomos.

Uno de los aspectos que fueron más promovidos por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) fue precisamente que este sistema no sólo permitiría realizar solicitudes de información; sino también denuncias de actos de corrupción.

La sorpresa fue que desde las primeras horas y en el transcurso de los días, la plataforma no cumplió siquiera con su principal objetivo: que los ciudadanos pudieran ingresar solicitudes de información. En las redes sociales quedó la evidencia de que en todo el país se presentaron fallas al intentar estrenar la costosa plataforma.

De acuerdo con información del portal  Compranet Fácil la segunda etapa de la PNT “que permite garantizar la atención de requerimientos en materia de desarrollo y mantenimiento, robusteciendo la funcionalidad, incluyendo requerimientos relacionados con la normatividad…” costó 10 millones de pesos. Sin embargo hay versiones periodísticas que hablan de un monto total aproximado de 20 y 30 millones de pesos.

Mal comienzo para los órganos garantes de acceso a la información, que seguramente se estarán plateando si es mejor quedarse como estaban o sumarse a un sistema que no satisface las necesidades básicas de un portal de esta naturaleza.

A la PNT le pasó algo similar a las películas “palomeras” que no te dan ni para el entretenimiento. Una cinta con una historia mal contada, con altas expectativas generadas, de la que quieres huir en los primeros minutos, y sobre todo, que no desquita la inversión ni de lana y muchos menos de tiempo. En pocas palabras “un churro”.

Costoso fiasco resultó la PNT. 


Twitter: @nonobarreiro