Escribanos

Una de las calles de Matamoros

Una de las calles de Matamoros

A las ya de por sí conflictivas calles del centro de Matamoros Coahuila, insuficientes para recibir a los cientos de automóvilistas locales y foráneos que por ellas circulan diariamente, se suman ahora los parquímetros, que restringen el uso en el tiempo del muy escaso espacio para estacionarse, dicho sea de paso,  limitado por los numerosos sitios de taxis y combis que se han apoderado de la mayoría de las vías de la citada zona comercial .
Los empleados de la empresa conciesionaria de los parquímetros, siempre están al acecho de los vehículos que ya excedieron el tiempo por el que pagaron, y no se diga a aquellos que cometen el supremo pecado de no depositar la cuota y adquirir el ticket que así lo avala. En cualquiera de los casos, el vehículo es inmovilizado mediante el uso de una placa de acero en forma triangular y cadenas, el dispositivo sucesor de la famosa “araña” sólo será retirado mediante el pago de una multa, que se deposita en los mismos aparatos electrónicos, noventa pesos cuesta que te retiren el citado aparato, si los traes bien y si no a conseguirlos y agregarlos a los gastos. En días anteriores se publicaron notas al respecto de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sentó un precedente, pues determinó que es inconstitucional que las empresas concesionarias de parquímetros coloquen inmovilizadores o retiren placas a vehículos cuando sus propietarios exceden el tiempo permitido para estacionarse en la vía pública.
Con este fallo, se dejó registro de que las concesionarias de parquímetros en ningún estado del país pueden excederse en sus facultades al tratar de imponer sanciones, lo que solo compete ejecutar a la autoridad.
Todo esto se  derivó de una acción de inconstitucionalidad que promovió la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, quien impugnó un artículo que autorizaba a particulares imponer sanciones a infractores en ese Estado.
La comisión alegó que el servicio de tránsito no puede ser concesionado a particulares y mucho menos que sean responsables de inmovilizar o retirar placas de vehículos, tanto locales como foráneos, señores de Compemsa, concesionaria del servicio échense ese trompo a la uña.


Jesús Emmanuel Martínez,

Matamoros


palabradelector.tor@milenio.com