Escribanos

Reforma energética

Desde la expropiación petrolera realizada por el presidente patriota Lázaro Cárdenas del Río, el 18 de marzo de 1938, nacionalizó la industria para el progreso de México y se ha afirmado por los gobiernos hasta la fecha, que el petróleo es de los mexicanos. Sin embargo, la realidad es que el pueblo de México común, jamás ha obtenido un beneficio económico de esa riqueza energética que demagógicamente le atribuyen como dueño, los administradores públicos del energético; que sí se han beneficiado desde la nacionalización mediante cuantiosos sueldos, bonos, viáticos, etc., en contra posición los ciudadanos comunes, sólo han recibido aumentos en la gasolina, gas y derivados; con los consecuentes aumentos en la canasta básica, en perjuicio de su miserable, salario. Salarios que se han reducido en su valor adquisitivo en un 300% a la fecha y en esa proporción debe aumentarse, ante lo que se opone el alto funcionario de la economía del país Agustín Carstens que argumenta que un aumento de esa proporción, perjudicaría al salario porque causaría el aumento en todos los artículos y alimentos del trabajador pero nunca se ha opuesto a los aumentos que han encarecido la vida del asalariado. Es obvia su protección.Como ciudadano y con todo respeto le daría una propuesta al Presidente Enrique Peña Nieto: Que tenga a bien promulgar por el bien de los trabajadores, la creación de acciones o títulos que certifiquen derechos de propiedad como socios del usufructo petrolero, para los mexicanos, que deseen adquirirlos, mediante plena identificación personal como mexicanos asalariados, jubilados o pensionados que cobran una miseria en el ISSSTE, que beneficie su ingreso económico y aumente su salario en vez de evitarles las filas para reportar y su existencia, qué gran ayuda, IMSS y desempleados, como un seguro.Y con lo anterior, hacer realidad el mito, con esas acciones de que el petróleo es de los mexicanos, con esta medida de concesiones al pueblo, de su patrimonio, se fortalecerá el salario, se abatirá la delincuencia por necesidad, se reactivará la economía cíclica entre trabajadores y empresarios, etc., y pasará usted a la historia como un presidente benefactor, como lo fue el general Lázaro Cárdenas del Río.Respetuosamente 

Conrado Contreras Baez / Torreón