Escribanos

Palabra de lector

Una vergüenza


Totalmente de acuerdo. Es una verdadera vergüenza que en Torreón se estén robando los monumentos, las placas, y el cableado eléctrico de las áreas públicas, sin que las “autoridades” (así, con minúsculas) hagan algo por resolver o siquiera por aclarar un poco esa situación. Solamente en parte del Bulevar Constitución se repusieron algunos de los bustos de bronce que adornaban esa rúa, por unos de otro material; (y eso porque había anunciado el Gobernador que iba a venir a inaugurar los trabajos ahí realizados); trabajos que fueron decididos sin previa consulta ciudadana, y que a la fecha han demostrado su inutilidad, así como los contratiempos que ocasiona la tan llevada y traída ciclopista, misma que ningún ciclista utiliza, pero que obliga a los automovilistas, peatones y a los propios ciclistas (bueno, a los pocos que son respetuosos de las leyes de tránsito y vialidad), a permanecer más tiempo que el necesario en “Alto”, mientras cambia la luz roja a verde; y también obliga a recorrer mayores distancias para poder dar vuelta a la izquierda.

Es también cierto que en Torreón son contados los Edificios Históricos -nuestra ciudad es una ciudad más o menos joven-pero ni siquiera esos pocos edificios se han cuidado como debería; ejemplo es la Casa Morisca que estuvo ubicada en Calzada Colón y Ocampo, en donde ahora existe una miniplaza comercial. Y por otro lado, existen numerosas construcciones de adobe, que están en pésimas condiciones y constituyen un riesgo para peatones y automovilistas, pero cuyos dueños se escudan en que son “monumentos históricos” que no deben ser demolidos.

¡Y el colmo! Se roban las tapas de las alcantarillas y de los colectores de aguas (bueno de los que no colapsan todavía).

Una pregunta para los genios de SIMAS: ¿Por qué “colapsa” un colector? Creo que en ninguna otra ciudad “colapsan” los colectores del drenaje, pero en Torreón esto ya se ve como algo “normal”.


Iván Berrón López / Torreón