Escribanos

Palabra de lector

Contraste abismal


En reciente viaje a Canadá me percato- aún más- por el rompimiento de la rutina y de la fuerza de la costumbre, que el inmenso abismo se profundiza cada día entre los países de primer mundo y el nuestro. México está cada vez más enfangado y vapuleado, víctima por décadas de una corrupción imparable y salvaje que prioriza amoralmente los intereses personales sobre los nacionales creando el más absoluto caos. El México invadido por la injusticia, depauperización, anarquía e ignorancia catapulta el cocktel idóneo generador de un caldo de cultivo cuyos efectos convergen en el drama que sufrimos los mexicanos avasallados por dos frentes perniciosos; la delincuencia común y la de cuello blanco, ambas letales a ojos vistos, muchas veces confabuladas.

La nación canadiense, no obstante la divergencia ideológica entre la zona franco-parlante y la angloparlante, sumados a la gran diversidad de etnias, lenguas, nacionalidades y religiones está hermanada bajo el común denominador de la solidaridad, el respeto y la persecución constante del preciado objetivo de un bienestar social, mismo que han conseguido y se manifiesta traduciéndose en una optima calidad de vida de sus habitantes reflejada en todos los sentidos especialmente con la ausencia de pobres y con una seguridad casi absoluta que se aprecia y se respira

Reconozcamos y contrarrestemos las causas de nuestro derrumbe y de los efectos bumerang que sobrevendrán con más intensidad y aprendamos aunque sea un poco del ejemplo que nos da esa nación del norte de América.


Francisco Benavides/Torreón, Coahuila


Por el crecimiento económico


Por más que trato de leer y ver los noticieros no alcanzo a entender eso de que los tiempos mejores están por venir, digo esto, porque el Presidente Peña asegura que con la reforma fiscal nuestro México Lindo y querido va tener un mayor crecimiento económico, confío plenamente en que así sea porque por más que leo siento que es lo contrario se corre el riesgo de que se pierdan empleos a causa de los impuestos que les impondrán a las empresas entre otras tantas cosas. Espero que sean solo especulaciones mías y que las cosas sean como dice el señor Presidente, que tengamos un mejor país.


Martín Vázquez/Torreón