Escribanos

Magisterio Movilizado

Nuevamente el magisterio lagunero se está movilizando. Por lo menos una parte de él en Coahuila. El motivo ahora es la afectación económica que se generó con la aplicación de las medidas fiscales, derivadas de la nueva legislación en la materia, producto a su vez de las llamadas reformas estructurales. Se aprecia una gran irritación en amplios sectores del magisterio, y están participando en las protestas compañeras (os) que nunca habían tomado parte en alguna movilización.
La movilización magisterial en Coahuila tiene ingredientes interesantes: surge desde las bases de manera genuina, lo que evita que se le descalifique con argumentos oficialistas de que está inducida por grupos opositores al gobierno o al SNTE. Es un movimiento que, en este momento, se percibe más allá de cualquier bandera política partidista y de siglas de distinto tipo, sin que ello signifique que los maestros descarten la posibilidad, y en cierto modo la necesidad, de avanzar hacia otros niveles de lucha, de articulación con otros sectores de trabajadores también golpeados por las políticas gubernamentales y de construcción de una mayor identidad gremial y de clase. Por otra parte, se aprecia una amplia y decidida participación de las mujeres y los jóvenes, lo que ahora resulta fundamental.
Lo anterior nos hace abrigar la esperanza de un mejor futuro, pues éste se construye, no se espera a que llegue. Las nuevas generaciones de maestros están obligadas a tomar en sus manos, desde la base, la defensa de sus intereses y a entender que se viven tiempos nuevos que exigen a su vez nuevas formas de relación, de organización, de participación, lo cual requiere mayor preparación académica, formación ideológico-política, romper viejos tabúes, eliminar los temores y cambiar las actitudes tradicionalistas. Estoy seguro que ello redundará en beneficio de la educación de los niños y jóvenes mexicanos.

Gabriel Castillo/Torreón