Escribanos

Administración pública urbana, una buena carrera a incluir en las universidades

Creo que ya sé cuál es el problema de nuestra ciudad, en torno al retraso urbano y la falta de inversiones.  El problema es que nuestros administradores son políticos y no precisamente eso, administradores.  Solo repasa departamento por departamento.  Solo el ejemplo de la administración actual por mencionar uno. Pero podemos retroceder al pasado y el caso es el mismo. Y no es que nuestros políticos sean malintencionados, lo que sucede es que no son administradores. En la empresa, tratamos de reducir la incertidumbre de la operación y mejorar la competitividad de la empresa, contratando a los mejores elementos para cada puesto. Normalmente la “gestión del recurso humano” se origina en la definición del puesto de que se trata. Determinamos pues, competencias necesarias para el puesto. Según Cesar Coll, una competencia (en el sentido técnico del capital humano organizativo) es un conjunto de atributos que una persona posee y le permiten desarrollar acción efectiva en determinado ámbito. Una competencia tiene que ver con un nivel de exigencia profesional o laboral que la valida como tal. Y como este nivel de exigencia esta en continuo cambio, la naturaleza misma de la competencia varía y se ajusta a ese patrón de exigencia (productividad).  En los Países desarrollados han creado “la administración profesional de carrera” en los EU, el concepto se llama “City Manager” o administrador de la ciudad. Estos profesionales aprenden en la escuela todas las herramientas técnicas (conocimientos), practican las habilidades del arte de la administración pública (destrezas) y desarrollan desde su infancia los valores que le darán éxito en su gestión. Si requerimos vender un producto, servicio o una ciudad, bueno pues requerimos contratar a un “técnico mercadólogo” o “mercadotecnista de ciudades”, un tipo que conozca del mercado de las inversiones, que tenga los contactos para ofrecer su producto (ciudad) y así sucesivamente.  Sería muy interesante que nuestras universidades tuvieran a nivel pos-grado la especialidad en “administración de ciudades” eso nos daría una mayor competitividad como ciudad. El nombre podría ser “Master en Administración de Ciudades” y las especialidades: “Desarrollo Urbano” con prerrequisito de ingeniería civil o arquitectura.  Especialidad en “Servicios Publico-Urbanos”, con prerrequisito de 10 años de experiencia en la actividad, especialidad en “Promoción y Desarrollo Económico” con prerrequisito de estudios de maestría en comercio o mercadotecnia internacional,  o puesto similar, y así sucesivamente…. Y todos los puestos con el requisito indispensable de... “ingresos y resultados previos comprobables”.


Fernando Madero, Torreón