Columnista invitada

“La política en México…Y sus vendedores de sueños”

En los últimos treinta años la actividad política se ha consolidado como uno de los campos de atención pública más potentes para intelectuales, académicos de las ciencias sociales y medios de comunicación en México.

Al lado del lento, pero persistente proceso de desestructuración del régimen político pos–revolucionario que simbolizaban tanto un sistema de partido virtualmente único como un hiper–presidencialismo sin igual en nuestro país, y es que recordemos que  la atención pública se concentró, desde los primeros años ochenta, en la compleja dinámica de una oposición de derechas e izquierdas que fue modificando —mediante negociaciones políticas, conflictos locales y reformas electorales de distinto signo— el rostro autoritario de un régimen petrificado, con déficits crecientes de legitimidad, eficacia y estabilidad política y económica.

Este proceso, sus ideas centrales, sus actores, sus estructuras y reglas, así como las nuevas instituciones y los resultados esperados y perversos observados, fueron el objeto de estudio de nuevas generaciones de sociólogos y politólogos de muy diversas escuelas y corrientes teóricas, que conformaron agendas de investigación con una variedad considerable de métodos, productos y orientaciones. 

Pareciera que la política hubiera avanzado pero hemos retrocedido tanto en los últimos años que los políticos están perdiendo cada vez más credibilidad de la sociedad, al grado que la preocupación es tan grande que “estos” para volver a ganar la confianza de los votantes han sido capaces de “demostrar” que siempre han estado con el pueblo intentando meter a una minoría de personas, “algunas” sin preparación dentro de sus campañas políticas con el fin de que sea el pueblo el que les haga el trabajo sucio a los partidos y estos puedan demostrar sus “ganas de cambiar al mundo” lanzándolos a las campañas y al trabajo rudo que estas representan al convertirse en “vendedores de sueños” con el fin de intentar votos para los partidos políticos los cuales por obvias razones intentaran todo para no perder su registro, y mejor aún el apoyo económico y millonario que estos reciben.

La Cámara Nacional de la Mujer realizo una encuesta a personas de 18 a 65 años para ver como veían a sus políticos para estas próximas elecciones y 8 de cada 10 reprobaron el actual proceder de los mismos, así mismo manifestaron su inconformidad por y su cansancio de ver como se siguen beneficiando solo unos cuantos.